domingo, 25 de septiembre de 2016

20:38:00
Eduardo Ibarra Aguirre / 26-IX-16

El principal adversario a vencer por Margarita Zavala para convertirse en candidata de Acción Nacional a vivir y despachar por segunda ocasión en Los Pinos no es, como generalmente se estima Ricardo Anaya, el presidente del instituto controlado por una docena de familias y calificado como “gandalla” por usar la presidencia panista para aspirar a la principal candidatura de 2018. Tampoco lo es Rafael Moreno Valle, el gobernador que dispone del presupuesto poblano para promoverse y llevó al Palacio de Gobierno a José Antonio Gali, quien lo respaldará en el caso de que sea el aspirante presidencial.

Tampoco serán los principales adversarios de Zavala Gómez del Campo en la puja por la silla más importante de México, el moreno Andrés López Obrador, o bien Miguel Ángel Osorio, José Antonio Meade o cualesquiera de los prohombres del Revolucionario Institucional, pues todavía no se observa que Claudia Ruiz Massieu tenga los tamaños para tal encomienda y su tío –el magnate Carlos Salinas– la fuerza suficiente para imponérsela a Enrique Peña, quien no descansa en los afanes por promover a su delfín Aurelio Nuño.

El principal obstáculo para que la señora del rebozo gane la batalla para representar a su partido en la puja por la Presidencia es precisamente su esposo Felipe Calderón, el guerrerista que con tal de legitimarse como presidente después de una elección que muchos aún consideran que no ganó y se robó el máximo cargo institucional de México con el decisivo apoyo de los poderes fácticos locales y de George W. Bush, desató la “guerra contra el narcotráfico” que costó 121 mil vidas humanas –cifras oficiales en vías de ser superadas por los que juran “Mover a México”–, desplazó de sus viviendas, centro de trabajo y ciudades a cientos de miles de paisanos e instauró el atropello generalizado a los derechos humanos por el Ejército, la Marina y la Policía Federal.

Margarita Zavala coincidió el domingo con Ricardo Anaya en la toma de protesta de Carlos Joaquín como gobernador de Quintana Roo. La aspirante a la candidatura presidencial en 2018 dijo antes, en Ciudad Juárez, que su marido, Felipe Calderón, es un estigma.

El enorme peso que ese pasado-presente tiene en el imaginario colectivo, lo corroboró Zavala el día 23, en Ciudad Juárez, en el café Nueva Central, durante una reunión con diputadas locales y regidoras. Allí decenas de comensales la rechazaron y uno gritó: “Calderón y su esposa no son bienvenidos en Juárez”. Y explicó que los juarenses “no olvidan los miles de muertos que ocasionó el gobierno en Chihuahua y Juárez en particular, con su supuesta guerra contra el narcotráfico”; “el daño provocado a esta frontera es inmenso, además de los abusos cometidos por las fuerzas armadas”. Otras personas se acercaron a la mesa de la panista.

Es previsible que ésta sea la constante en las giras de la abogada y por ello anunció: “No quiero ser etiquetada como la esposa del expresidente de México, ya que somos personas diferentes y buscaré borrar ese estigma, para demostrar y convencer que no somos la misma persona”.

Por supuesto que son dos personas distintas, pero como primera dama –cualquier cosa que tan ridículo título signifique–, fue harto solidaria con la guerra de su esposo, como lo demostró durante la visita de éste a la colonia Villas de Salvárcar, donde una mujer cuyo hijo murió en la matanza del 31 de enero de 2010, le explicó por qué no eran bienvenidos, y otras madres les dieron la espalda durante el acto oficial realizado el 2 de febrero. Y Margarita intentó reunirse con las madres, mismas que la rechazaron porque el soldadito de plomo calificó a sus hijos de “pandilleros”, desde Japón y sin tener la menor información. El tipo era y es de “mecha corta”. Y esto también perjudicará y mucho a la precandidata.

Acuse de recibo

Pedro González dice en SDP Noticias sobre el texto El caso de las violadas de Atenco a la Coridh (21-IX-16): “En realidad no entiendo cómo estas comisiones patito, tienen tanta credibilidad en estas mujeres, ya sabemos que los delincuentes o las mujeres, lo que dicen es me torturaron, me pegaron y estos maquiavélicos les creen al cien por cien, no se diga a las mujeres, me toquetearon, abusaron, me violaron y les creen, simplemente porque son mujeres, (…)” Opinión de Ramsés Ancira sobre Marchas (casi) simultáneas para el sábado: “Dos breves reflexiones a propósito de esta columna: “Aplauso a la película Star Trek por considerar progreso la adopción por parte de parejas homosexuales, como hace 50 años defendió los romances interraciales. La segunda, (Hugo) Valdemar se comporta igual que cuando los cristeros cerraban iglesias y luego responsabilizaban al gobierno, para justificar asesinatos”… Informa la agencia NotieSe: “A la pregunta ¿Considera usted que las religiones deben intervenir en el enlace entre personas del mismo sexo? 71.9 por ciento respondió que no y casi cuatro de cada 10 personas señalaron estar a favor de que, desde su cultura religiosa, se aceptaran los matrimonios entre personas del mismo sexo; mostró la Encuesta Telefónica Nacional Matrimonios entre personas del mismo sexo, elaborada por el Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública de la Cámara de Diputados”.