sábado, 24 de septiembre de 2016

00:59:00
MANILA / BUCAREST, 24 de septiembre.- Un terremoto de magnitud 6.3 en la escala Richter sacudió la isla de Mindanao, en el sur de Filipinas, sin que se informara de víctimas ni daños materiales de importancia. Hubo otro en Rumanía.

El temblor causó el pánico en algunos hoteles y edificios pero las autoridades no han activado la alerta de sunami.

El epicentro se situó a 36 kilómetros de la localidad de Tamisan, informó el Servicio Geológico de Estados Unidos, que mide la actividad sísmica en el mundo.

La profundidad de 62 kilómetros del epicentro del seísmo es la razón de que no se espere que el temblor cause grandes destrozos, de acuerdo con los expertos.

El terremoto se sintió en Davao Oriental, la tierra del presidente filipino, Rodrigo Duterte.

Filipinas se encuentra en el llamado Cinturón de Fuego del Pacífico, unas de las zonas del globo en la que se registra mayor actividad sísmica.

Asimismo, un terremoto de magnitud 5.6 en la escala Richter ha sacudido el este de Rumanía este sábado, según ha informado el Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS).

El sismo ha tenido su epicentro en Nereju, a 149 kilómetros al norte de la capital, Bucarest, y se ha registrado a una profundidad de 88.3 kilométros. También se sintió en Bulgaria y Moldavia.

Pese a que un terremoto de esta magnitud es considerado como moderado, la gran profundidad a la que se ha producido podría acrecentar sus efectos. (EFE / Europa Press / CNN)