viernes, 23 de septiembre de 2016

22:00:00
BEIRUT, Líbano, 23 de septiembre.- Al menos 90 personas han muerto desde este viernes por la mañana en los intensos bombardeos aéreos sobre los barrios del este de Alepo controlados por los rebeldes sirios, entre ellas muchas mujeres y niños, según ha informado el director de Defensa Civil de la ciudad, Ammar al Selmo.

Según ha precisado, los bombardeos han destruido al menos 40 edificios. Entre los edificios alcanzados, según había informado previamente Defensa Civil, cuyos miembros son conocidos como los 'cascos blancos', figuran tres de sus cuatro sedes.

El Ejército sirio anunció este jueves por la noche el inicio de una ofensiva sobre la ciudad y, según ha explicado una fuente militar este viernes, a los bombardeos aéreos y de artillería seguirá un asalto terrestre.

Aviones de guerra bombardearon el viernes Alepo con una ferocidad sin precedentes, dijeron residentes, luego de que el Ejército sirio apoyado por Rusia declaró una ofensiva para capturar la mayor ciudad de Siria, con lo que eliminó cualquier esperanza de revivir un alto al fuego.

Rawan Alowsh, niña de 5 años, rescatada de entre los escombros tras la muerte de toda su familia. Enlace a nota y video en Sky News.

Imágenes de video filmadas por residentes mostraron a una niña gritando mientras los rescatistas la sacaban de entre los escombros. Otra mostró a trabajadores retirando a un niño con sus propias manos, mientras gritaban "Dios es grande". El pequeño no mostraba señales de vida mientras era cargado en brazos por uno de los hombres.

El aparente colapso del proceso de paz respaldado por Estados Unidos podría marcar un punto de inflexión en la guerra civil de cinco años, mientras el gobierno y sus aliados rusos e iraníes parecían decididos a combatir a los rebeldes en su mayor bastión urbano.

Hamza al-Khatib, director de un hospital en el este de Alepo, controlado por los rebeldes, dijo que 91 personas habían muerto en el bombardeo del viernes, mientras que el grupo de rescate de Defensa Civil que opera en áreas de la oposición dijo 40 edificios quedaron destruidos. El Observatorio Sirio de los Derechos Humanos dio una cifra inicial de 27 fallecidos.

Ammar al Selmo, titular de Defensa Civil, dijo que los mismos rescatistas habían sido atacados en tres de sus cuatro centros en Alepo. "Lo que está ocurriendo ahora es una aniquilación en todos los sentidos de la palabra. El bombardeo de hoy es más violento, con un mayor número de aviones", relató.

El peligro para los equipos de protección civil aumenta ante la intensa campaña aérea. Afectados ya por la escasez de combustible, sus vehículos enfrentan problemas para abarcar la creciente demanda de sus servicios. Durante unas horas del jueves, los rescatistas trabajaron para salvar a civiles que quedaron atrapados bajo los escombros en varios barrios rebeldes de Alepo.

Otros residentes informaron de un ataque contra una de las dos plantas de agua que alimentan la ciudad. Una televisora progubernamental, Addounia TV, culpó a grupos armados de atacar las instalaciones de Bab al-Nairab, que abastece a las dos partes de la disputada ciudad.

La cadena señaló que la actividad de la infraestructura cesó pero que había trabajos en marcha para solucionar sus problemas. No fue posible verificar o evaluar la magnitud de los daños de inmediato ni confirmar de manera independiente quien efectuó el ataque.

Los bombardeos ocurrieron luego de que el Ejército sirio anunció durante la noche que estaba lanzando un operativo para recapturar el sector de la ciudad controlado por los rebeldes. Diplomáticos occidentales temen un baño de sangre si el Gobierno realiza un ataque completo sobre la zona asediada, donde aún hay 250 mil civiles atrapados.

El intenso bombardeo no dejó dudas de que el Gobierno sirio y sus aliados rusos rechazaron el llamado del secretario de Estado estadunidense, John Kerry, a detener los enfrentamientos para salvar la tregua, que se extendió por una semana antes de fracasar el lunes.

Demandan corredor humanitario

En el segundo día consecutivo de bombardeos, la población está encerrada en sus casas sin poder salir de la ciudad y exige un corredor humanitario para poder marcharse, aseguró Ibrahim al Hajj, de los Cascos Blancos, un grupo de voluntarios que asiste a las víctimas civiles de la guerra.

La ONU estima que unas 250 mil personas se encuentran atrapadas en las zonas bajo control rebelde.

"Nada de lo que el régimen dijo sobre los corredores es real, nada. ¿Cómo podemos movernos en las calles si no no sentimos seguros? Si fuera real, podríamos marcharnos ahora", señaló Mustafa, un hombre de 48 años que vive con sus dos padres ancianos, su mujer y su hija en Alepo.

"Sólo quieren un corredor humanitario para salir de Alepo y nada más, quieren una carretera para abandonar Alepo", aseguró Al Hajj.

"La gente está esperando la gracia de dios. Nadie sale de sus casas".

Los activistas opositores, sin embargo, desafiaron al gobierno con un mensaje en Facebook: "Bombardéennos, mátennos de hambre (...) no importa lo que hagan, nos quedaremos aquí", señalaron en respuesta al mensaje de Damasco. (EP / Jornada)