martes, 6 de septiembre de 2016

00:17:00
MÉRIDA, Yucatán, 6 de septiembre.- En un ejercicio pocas veces visto en Yucatán, directivos de colegios médicos sostuvieron prolongada reunión de trabajo con el diputado federal Jorge Carlos Ramírez Marín para abordar dos temas de trascendencia para la práctica médica y el funcionamiento de las clínicas y hospitales de la entidad.


En la junta, celebrada el pasado fin de semana en un hotel de esta ciudad, el legislador yucateco puntualizó, en uno de los temas, que no existe una iniciativa de ley para unificar todo el sistema de salud, la llamada universalización de los servicios médicos del sector  público, de manera que son falsas las versiones que difunden ciertos personajes.


Lo que existe, dijo, es un acuerdo administrativo para que los pacientes del IMSS, el Issste y la SSA, por medio del Seguro Popular, pueden ser transferidos para su atención a los hospitales de esas tres instituciones. Es lo  que se conoce como la portabilidad de los pacientes.

“Cada institución tiene su propia ley y para unificarlas habría que hacer una reforma Constitucional, pero en este momento no hay nada en ese sentido”, recalcó el vicecoodinador parlamentario del PRI en la Cámara de Diputados.

En la reunión participaron más de 50 profesionales de la salud, entre directivos de los diversos colegios de especialistas, ex secretarios de salud, académicos y representantes de la Asociación Dental Yucateca y del Colegio de Enfermeras,  encabezados por el Dr. Pedro Marín Campos, presidente. del Colegio de Médicos de Yucatán.

El otro tema que se abordó y generó numerosas intervenciones fue el de la iniciativa para reformar la Ley General de Salud, que propone crear la Comisión Federal para la Regulación y Vigilancia de los Establecimientos y Servicios de Atención Médica, un órgano de la Cofepris, y para darle más facultades a la Comisión de Arbitraje Médico (Conamed), a fin de que pueda investigar de oficio  y sancionar a los médicos que incurran en casos de negligencia.

La nueva Comisión Federal tendrá facultades para regular, vigilar y acreditar a las instituciones de salud, públicas y privadas, supervisar los permisos para la importación de medicamentos y equipo médico, controlar los productos médicos y vigilar los servicios de atención médica y cirugía estética y el traplante de órganos, tejidos y células humanas, entre otros.

El caso que generó la oposición de los médicos yucatecos fue el otorgamiento de más facultades a la Conamed, debido a que equivale a convertirlo en un Ministerio Público para atender casos exclusivamente de negligencia médica y aplicar las sanciones correspondientes, en lo que constituye la penalización de la práctica médica.

Los galenos señalaron que muchas veces se les acusa injustamente y modificar los alcances de la Conamed representaría alentar las denuncias en contra de los médicos, aún cuando no estuvieran  justificadas y, solo con el afán de lucrar con los litigios.

Lo que debería hacerse, señalaron,  es atender las causas del problema, ya que la mayoría de la quejas que llegan a la Conamed son por mal trato al paciente, lo cual se deriva de  causas ajenas al médico, como la sobresaturación de los servicios médicos, la falta de medicinas y de material y equipo para atender oportunamente a los pacientes.

El gobierno, agregaron, debería destinar más recursos a las instituciones como el IMSS, el Issste y la SSA, ampliar las instalaciones, contratar a más personal médico, de enfermería y laboratorio, surtir a tiempo las medicinas, y descargar el número de pacientes por médico, a fin de mejorar la calidad de los servicios.

“En vez de hacer eso, quieren hacer más leyes para atacar a los médicos. Uno no sale en las mañanas pensando en hacer daño a los pacientes, además ya existen los canales para dirimir controversias en cuestiones  de atención médica. No estamos de acuerdo en que se judicialice la Conamed”, subrayó el Dr. Alfredo Canto Solís, ex secretario de Salud.

El Dr. Edgardo Martínez Menéndez, titular de la Conamed en Yucatán, dijo que esa iniciativa los tomó por sorpresa, pues nunca fueron consultados al respecto, y recordó que el comisionado nacional ya se ha manifestado en contra de su aprobación.

El funcionario indicó que, en todo caso, las controversias médicas en el terreno legal deben ventilarse en el área  civil no penal.

Luego de escuchar las numerosas intervenciones, el diputado Ramírez Marín dijo que la iniciativa está en la Comisión de Salud y aún no se analiza ni se dictamina, pero en cuanto comiencen a darle trámite hará llegar la voz de los médicos yucatecos.

“Nuestro objetivo se cumplió: darles a conocer  lo que hay en materia de legislación en Salud y escuchar sus opiniones. Tengan la seguridad de  todo lo que ustedes manifestaron lo plantearé en la Cámara de Diputados y, de  entrada, puedo decirles que estoy en contra de la penalización de la práctica médica”, afirmó el vicecoordinador parlamentario, ante los aplausos de los médicos. La reunión duró más de tres horas. (Boletín)