miércoles, 21 de septiembre de 2016

13:56:00
WASHINGTON D.C. / NUEVA YORK, 21 de septiembre.- La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) dejó sin cambios su tasa de interés de referencia este miércoles, pero advierte de una subida inmediata, para diciembre porque el mercado laboral ha seguido fortaleciéndose. Esto porque la Reserva Federal ha preferido dejar intacta la política monetaria poco antes de las elecciones de EEUU, que se celebrarán el próximo mes de noviembre. La reunión de diciembre será clave, el FOMC podría optar por subir tipos al igual que hiciera en diciembre de 2015. Lea al final de esta nota el comunicado.

Se espera una conferencia de prensa de Yanet Yellen. El Peso mexicano subió en un respiro.

Y es que tres miembros de los diez que conforman el FOMC (Esther L. George, Loretta J. Mester y Eric Rosengren) han votado en contra de esta decisión, ya que hubieran preferido incrementar los tipos al rango del 0,5-0,75%, lo que muestra que existe cierta divergencia dentro de la Reserva Federal.

El banco central estadunidense dijo que la economía ha repuntado y que los avances del mercado laboral han sido sólidos en meses recientes. "Los argumentos para un alza de la tasa de los fondos federales se han fortalecido", dijo.

La Fed agregó que el comité que fija la política monetaria se abstuvo de subir la tasa "por el momento", hasta que haya más evidencia de avance a sus objetivos de empleo e inflación.

La Fed mantuvo el objetivo de su tasa interbancaria en el rango entre 0.25 por ciento y 0.50 por ciento que fijó en diciembre, cuando subió el costo del crédito por primera vez en casi una década.

El banco central se mostró más dividido sobre la urgencia de subir los tipos.
La Reserva Federal (Fed) ha vuelto a evitar sobresaltos a los mercados y ha decidido mantener sin cambios los tipos de interés en Estados Unidos, situados entre el 0,25% y el 0,5% desde diciembre de 2015, cuando la Fed aplicó la primera subida en casi diez años.

Sin embargo, todo apunta a que habrá una subida inminente. Por un lado, la división entre los diez miembros de la Reserva Federal que votan la política monetaria es cada vez más patente. Esta vez, Esther L. George, Loretta J. Mester y Eric Rosengren se han mostrado en contra de la decisión de mantener tipos, apostando por una subida inmediata de un cuarto de punto. Se trata de una discrepancia nunca visto, hasta ahora, en las últimas reuniones de la Fed.

Por otra parte, la declaración de la Fed tras su encuentro refleja claros avisos al mercado de que se avecina un nuevo incremento. La Reserva Federal asegura que las opciones de una subida de tipos se han fortalecido pero que ha preferido esperar a tener más evidencias de que se cumplen los objetivos marcados.

Durante las últimas semanas, la presión para que el banco central de Estados Unidos vuelva a elevar los tipos ha sido plausible. El representante de la Fed de Boston, Eric Rosengren, ha alertado de que unas tasas demasiado bajas pueden provocar un sobrecalentamiento de la economía y, especialmente, de sectores como el inmobiliario.

Ángel Gurría, secretario general de la OCDE, también se ha mostrado favorable a un aumento del precio del dinero al afirmar que "la normalización de la política monetaria es buena", la misma línea que siguen economistas de Standard & Poor's como Joaquín Cottani. También Jamie Dimon, consejero delegado de JP Morgan ha insistido en que "es hora de subir tipos. Un incremento de 25 puntos básicos es como una gota en el océano".

La siguiente reunión de la Fed se celebrará entre el 1 y el 2 de noviembre. La cercanía de las elecciones presidenciales, previstas para el 8 de noviembre, hacen inviable que se aplique una subida entonces. Así que todas las miradas están puestas en el último encuentro del año, que tendrá lugar el 14 de diciembre.

Los miembros del comité Esther George, Loretta Mester y Eric Rosengren mostraron su disenso con el comunicado y dijeron que eran favorables a un alza de tasas esta semana.

Está previsto que la presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, ofrezca una rueda de prensa a las 18:30 GMT.

La Fed también rebajó a 1.6 por ciento la previsión de crecimiento en Estados Unidos para 2016.

El peso mexicano reaccionó de forma positiva al anuncio de la Reserva Federal de mantener sin cambios su tasa de interés.

El dólar spot se vende en 19.76 unidades, lo que representa un avance para el peso de 0.48 por ciento.

En ventanilla bancaria, el dólar se vende en 20.10 pesos, menor a los 20.13 del cierre del martes, de acuerdo con datos de Banamex.

Forbes informa que la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos no dio sorpresas y decidió mantener sin cambios sus tasas de interés, a la espera de mejoras adicionales en el mercado laboral y a que la inflación se acerque más a su objetivo del 2%.

A través de un comunicado, el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por su sigla en inglés)  decidió mantener el rango objetivo para la tasa de fondos federales en 0.25 a 0.50%, y aunque reconoció que se han fortalecidos el apoyo a un aumento en la tasa, decidió esperar a tener más pruebas de un continuo progreso hacia sus objetivos.

“La orientación de la política monetaria sigue siendo acomodaticia, apoyando así una mejora adicional en las condiciones del mercado laboral y el retorno a 2% de inflación”, señaló el documento.

La votación fue de siete miembros del comité a favor de mantener las tasas, mientras que tres se pronunciaron por elevar el rango objetivo para la tasa de fondos federales de 0.50 a 0.75.

La última vez que el banco central estadounidense elevó su tasa de referencia fue en diciembre del año pasado, por primera vez en 10 años, colocándola en un rango de 0.25 a 0.50%.

Funcionarios del banco central se habían mostrado cada vez más divididos sobre el momento adecuado para subir las tasas de interés. Mientras que en los días previos, los analistas observaban reducidas posibilidades de que se concretara en esta reunión del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por su sigla en inglés) un incremento a las tasas.

La mayoría pronostica que ésta se podría materializar en diciembre, una vez concluida la elección presidencial en Estados Unidos y a la espera de mejorar algunos indicadores de la economía local, como la inflación que aún está por debajo de su objetivo de 2% y unas débiles lecturas de manufactura y actividad del sector de servicios en agosto.

La probabilidad implícita de que el banco central subiera su tasa en septiembre se ubicaba en 22%, mientras que la probabilidad de que lo haga en diciembre es poco más del 50%.

Comunicado de la Fed

Release Date: September 21, 2016

Information received since the Federal Open Market Committee met in July indicates that the labor market has continued to strengthen and growth of economic activity has picked up from the modest pace seen in the first half of this year. Although the unemployment rate is little changed in recent months, job gains have been solid, on average. Household spending has been growing strongly but business fixed investment has remained soft. Inflation has continued to run below the Committee's 2 percent longer-run objective, partly reflecting earlier declines in energy prices and in prices of non-energy imports. Market-based measures of inflation compensation remain low; most survey-based measures of longer-term inflation expectations are little changed, on balance, in recent months.

Consistent with its statutory mandate, the Committee seeks to foster maximum employment and price stability. The Committee expects that, with gradual adjustments in the stance of monetary policy, economic activity will expand at a moderate pace and labor market conditions will strengthen somewhat further. Inflation is expected to remain low in the near term, in part because of earlier declines in energy prices, but to rise to 2 percent over the medium term as the transitory effects of past declines in energy and import prices dissipate and the labor market strengthens further. Near-term risks to the economic outlook appear roughly balanced. The Committee continues to closely monitor inflation indicators and global economic and financial developments.

Against this backdrop, the Committee decided to maintain the target range for the federal funds rate at 1/4 to 1/2 percent. The Committee judges that the case for an increase in the federal funds rate has strengthened but decided, for the time being, to wait for further evidence of continued progress toward its objectives. The stance of monetary policy remains accommodative, thereby supporting further improvement in labor market conditions and a return to 2 percent inflation.

In determining the timing and size of future adjustments to the target range for the federal funds rate, the Committee will assess realized and expected economic conditions relative to its objectives of maximum employment and 2 percent inflation. This assessment will take into account a wide range of information, including measures of labor market conditions, indicators of inflation pressures and inflation expectations, and readings on financial and international developments. In light of the current shortfall of inflation from 2 percent, the Committee will carefully monitor actual and expected progress toward its inflation goal. The Committee expects that economic conditions will evolve in a manner that will warrant only gradual increases in the federal funds rate; the federal funds rate is likely to remain, for some time, below levels that are expected to prevail in the longer run. However, the actual path of the federal funds rate will depend on the economic outlook as informed by incoming data.

The Committee is maintaining its existing policy of reinvesting principal payments from its holdings of agency debt and agency mortgage-backed securities in agency mortgage-backed securities and of rolling over maturing Treasury securities at auction, and it anticipates doing so until normalization of the level of the federal funds rate is well under way. This policy, by keeping the Committee's holdings of longer-term securities at sizable levels, should help maintain accommodative financial conditions.

Voting for the FOMC monetary policy action were: Janet L. Yellen, Chair; William C. Dudley, Vice Chairman; Lael Brainard; James Bullard; Stanley Fischer; Jerome H. Powell; and Daniel K. Tarullo. Voting against the action were: Esther L. George, Loretta J. Mester, and Eric Rosengren, each of whom preferred at this meeting to raise the target range for the federal funds rate to 1/2 to 3/4 percent. (Jornada / Expansión / El Economista / El Financiero / Forbes)