domingo, 25 de septiembre de 2016

17:08:00
ROMA, Italia, 25 de septiembre.- El papa Francisco manifestó este domingo su apoyo a las protestas contra la introducción del matrimonio homosexual en México, durante el rezo del Ángelus en a plaza de San Pedro.

"Me uno a los obispos mexicanos para sostener el compromiso de la Iglesia y la sociedad civil en favor de la familia y la vida", dijo el líder de la Iglesia católica. "Ello requiere en estos tiempos especial atención pastoral y cultural en todo el mundo", añadió.

Unas 400.000 personas cercanas a la Iglesia católica marcharon el sábado en Ciudad de México en contra de la iniciativa del presidente Enrique Peña Nieto para legalizar los matrimonios y las adopciones por parte de parejas homosexuales. Organizada por el Frente Nacional por la Familia, la marcha avanzó desde el Auditorio Nacional hasta el Ángel, el monumento conmemorativo de la Independencia de México.

Por el otro lado, se manifestaron representantes de unas 60 organizaciones civiles del Frente Orgullo Nacional, defensor de la diversidad sexual y el Estado laico.


Además, el Papa dijo que reza por el pueblo mexicano para que cese la violencia que ha golpeado también a algunos sacerdotes. Esta alusión sigue a la desaparición de un sacerdote mexicano denunciada esta semana por la jerarquía eclesiástica, y el secuestro y asesinato de otros dos.

Según los últimos datos del Centro Católico Multimedial (CCM), vinculado a la Iglesia católica, desde finales de 2012 han sido asesinados en México 14 curas y dos laicos.

Vestidos de blanco contra el matrimonio gay

Unas 400,000 personas vestidas de blanco cercanas a la Iglesia católica marcharon el sábado en Ciudad de México. "Estamos aquí con la intención de decirle a los diputados que apoyen a la familia, que defiendan el matrimonio entre un hombre y una mujer. Lo hacemos de manera respetuosa y pacífica a nuestras instituciones y a nuestros hermanos y hermanas que piensen diferente", dijo el portavoz del Frente Nacional por la Familia, Luis Gallego.

Durante la marcha, los organizadores ataviados con pancartas, banderas y globos blancos declararon que se constituían en un "movimiento cívico permanente" que buscará una interlocución fructífera con los tres poderes de la Unión y los distintos niveles de gobierno con el fin de generar políticas que pongan a la familia "en el centro de la agenda nacional".

Asimismo, los manifestantes se ponunciaron a favor del matrimonio natural, defendieron el derecho de los padres de familia a la educación de sus hijos, el derecho a la libertad de expresión, la libertad de conciencia y la libertad religiosa. "No estamos en contra de las personas con atracción al mismo sexo, en este movimiento tienen cabida y son bienvenidos; no nos mueve ninguna fobia, ni el deseo de hacer mal a nadie", expresaron los organizadores.

El matrimonio homosexual es actualmente legal en la Ciudad de México y los estados de Coahuila, Nayarit y Quintana Roo. En el estado de Campeche se aprobó la legislación que permite que dos personas del mismo sexo se casen, pero está pendiente su publicación. (El Mundo / aciprensa)