lunes, 5 de septiembre de 2016

09:08:00
CHIHUAHUA, 5 de septiembre.- A un mes de que termine el sexenio, César Duarte Jáquez, gobernador de Chihuahua, entregó su último Informe de Gobierno en un evento sumamente austero, a diferencia de los cinco años anteriores.

César Duarte durante su visita a Yucatán en enero de 2015, para el informe del gobernador Rolando Zapata (foto: José Repetto)


En el marco de esa sencillez, el mandatario priísta lanzó una campaña para pedir perdón. En el breve mensaje que publicó en diversos medios, don César reconoce que cometió errores y ofrece disculpas si alguien se sintió ofendido. Eso sí, aprovechó para afirmar que dichas faltas fueron magnificadas por sus adversarios, en clara alusión al panista Javier Corral Jurado, quien será el siguiente gobernador del estado y es sin duda su principal detractor. La campaña, nos cuentan, ha sido muy criticada en redes sociales, en donde señalan que un funcionario cuando se equivoca debe ser sancionado, y no dejar todo en una simple disculpa. No cabe duda que la estrategia implementada por el priísta, nos comentan, de poco le ha servido entre la ciudadanía para limpiar su imagen.

Se brincan a alcaldesa sinaloense

Nos cuentan que los celos políticos de la priísta Liliana Cárdenas Valenzuela, alcaldesa de Salvador Alvarado, Sinaloa, estallaron cuando su sucesor el también priísta Carlos Mario Ortiz pidió al Instituto Municipal de Planeación Urbana (Implan) el diseño de tres anteproyectos de obras de vialidad para la ciudad de Guamúchil. Doña Liliana, nos platican, despotricó contra el edil electo al intentar ocupar un espacio político que “aún no le corresponde”. Su enojo la llevó a hacer un reclamo público en la sesión de cabildo a los miembros del Implan, a quienes les recordó que su trienio todavía no concluye y sus esfuerzos deben enfocarse en la administración actual. Al parecer la priísta ya comienza a sentirse relegada.

Piden indagar moches entre políticos de Yucatán

La agrupación civil Acciones Líderes, que es vinculada con el PAN en Yucatán aunque éste se deslinde, pidió a diputados federales del PRI y del blanquiazul en la entidad una revisión para confirmar o descartar los moches que presuntamente se promueven entre políticos para privilegiar a empresarios del ramo de la construcción, nos comentan. Incluso, a esa demanda se sumó el ex gobernador panista Patricio Patrón, quien declaró que la transparencia es lo primero y aseguró que en su administración: “No me robé un solo peso. No tengo cola que me pisen”. Sin embargo, Arturo Cetina, líder de la organización, le recordó que su hermana Cecilia Patrón compró dos camionetas de medio millón de pesos, siendo la responsable del combate a la pobreza en Desarrollo Social de Mérida. ¿Será que por estos conflictos el presidente estatal del PAN, Raúl Paz Alonzo, pide unidad de cara al 2018?

Ignoran a edil tabasqueño

A través de su cuenta de Twitter, el presidente del Instituto de Administración Pública de Tabasco, Ángel Solís Carballo, dejó entrever que no la lleva bien con el edil de Centro, el perredista Gerardo Gaudiano, nos comentan, ya que en un tuit escribió: “Acuerdo de amistad entre la CDMX y la ciudad de Villahermosa presidido por el Lic. @nunezarturo (gobernador) y @ManceraMiguelMX (jefe de gobierno)”, en el cual colocó fotos del evento entre ambos gobiernos perredistas, pero nunca mencionó la presencia del alcalde, quien firmó el documento. ¿Error de dedo o antipatía? Por cierto, nos dicen, don Ángel paga publicidad en Facebook para anunciar su cuenta. (El Universal)