martes, 27 de septiembre de 2016

15:43:00
ANKARA, Turquía, 27 de septiembre.-  Con un gesto algo crispado y una amabilidad de circunstancias, Recep Tayyip Erdogan ha recibido a Boris Johnson en Ankara. Hay que tener en cuenta que, hace solo unos meses, el actual jefe de la diplomacia británica ganó un concurso de poemas insultantes contra el presidente turco. Es más, durante la campaña del Brexit, el entonces diputado conservador se opuso frontalmente a la adhesión de Turquía a la Unión Europea. Nada que ver con el Boris Johnson sonriente que, en su primer viaje oficial a Turquía, ha sentado las bases de un acuerdo de libre comercio entre Londres y Ankara. El poema dice (The Spectator):

To a Turkish president

There was a young fellow from Ankara
Who was a terrific wankera
Till he sowed his wild oats
With the help of a goat
But he didn’t even stop to thankera.

“Estoy encantado de que nos hayamos puesto de acuerdo para que una comisión económica y comercial conjunta empiece a trabajar en lo que espero que llegue a ser un nuevo tratado de libre comercio entre el Reino Unido y Turquía, porque, después de todo, tal vez nos hayamos desvinculado de los tratados de la Unión Europea, pero no hemos dejado Europa”, dijo el ministro de Exteriores británico durante una rueda de prensa conjunta con su homólogo turco, Mevlut Cavusoglu.

Durante la visita de Johnson, el gobierno turco anunció la destitución de 87 miembros del servicio secreto. (AFP)

En pleno galanteo diplomático, Johnson, bisnieto de uno de los últimos ministros del imperio otomano, se ha declarado “feliz de estar en la tierra de sus antepasados”, informa Euronews.

Regalo sorpresa

Un regalo sorpresa para Boris Johnson, el polémico exalcalde de Londres convertido en jefe de la diplomacia del Reino Unido, recibido de manos del propio presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, enterró hoy las tensiones que caracterizaban hasta hace poco la relación entre ambos políticos, informa la agencia EFE según Fox News.

Erdogan entregó a su huésped, de visita oficial en Turquía desde el domingo, una réplica de una carta que el alcalde de Manchester, Robert Neill, envió en la década de 1860 al sultán otomano Abdulaziz, informa el diario turco "Hürriyet".

El regalo y las sonrisas dejaron atrás la tensión causada por las posturas del ahora ministro británico, que en 2015 había expresado su "simpatía por el PKK", la guerrilla kurda que tanto Ankara como la Unión Europea consideran terrorista.

En mayo, Johnson ganó un concurso de poemas de insultos contra Erdogan, convocado para criticar la falta de libertad de expresión en el país eurasiático, y antes del "Bréxit" advertía contra las consecuencias de admitir a Turquía en la UE.

La noticia por Luis Ventoso en ABC España (1 de junio de 2016): Boris Johnson, exalcalde Londres y líder de la campaña británica para salir de la UE, ha ganado un concurso de la revista conservadora «The Spectator» que buscaba el poema más ofensivo contra Recep Tayyip Erdogan, el mandatario turco. Johnson, que ha ganado un premio de 1.300 euros donados por un lector, se impuso con unos versos en los que relaciona a Erdogan con una cabra. El certamen era en apoyo del humorista alemán Jan Boehmermann, que será juzgado por leer un poema satírico en televisión en el que aludía a sexo con animales por parte del presidente turco.

Johnson, que es periodista, fue director de «The Spectator» entre 1999 y 2005. En declaraciones a la revista suiza «Die Weltwoche», el político inglés ha defendido que «si alguien quiere hacer una broma sobre el amor que florece entre el presidente turco y una cabra, debe poder hacerlo en cualquier país europeo, Turquía incluida». Boris tiene sangre turca por parte de su bisabuelo, que durante unas semanas incluso llegó a ser el ministro del Interior del país.

Los versos del político, que pertenecen al género volandero que en Inglaterra se conoce como «limerick», dicen así: «Había un joven en Ankara que era un extraordinario vagabundo, hasta que sembró avena salvaje con ayuda de una cabra, pero ni siquiera se detuvo a darle las gracias». (N. de la R. No. Ver significado de "sow one's wild oats").  Muchos lectores ven en los crípticos versos un intento del autor de aludir a relaciones sexuales entre Erdogan y una cabra.

El valor de Johnson

«The Spectator» reconoce que había poemas «más obscenos» y también «más ofensivos», que es de lo que se trataba, pero decidieron distinguir el de Boris Johnson por el valor de que un político de primer nivel se distinga así en favor de la libertad de expresión.

En abril, tras recibir presiones del presidente autoritario de Turquía, Merkel dio luz verde a que se juzgue al humorista Jan Boehmermann por supuesta vulneración del artículo 103 del Código Penal alemán, que prohíbe «insultos a representantes y países extranjeros». Puede recibir una multa y una pena de hasta tres años de cárcel. Boris tacha de «escandalo» que se le juzgue por su broma.

El Gobierno de Erdogan mantiene una actitud cada vez más represiva de la libertad de expresión. Anteayer mismo, la modelo Merve Buyuksaraç, ex Miss Turquía, fue declarada culpable en un juicio por publicar en internet en 2014 un poema satírico sobre Erdogan que había leído en una revista. Desde que Erdogan llegó al poder, ha habido 1.845 sentencias similares. Merkel ha contemporizado con él pese a su autoritarismo porque lo ha elegido como aliado para intentar contener el flujo de inmigrantes a Europa.

Nadie, sin embargo, le ha pedido ahora que se disculpe por esta actitud, aseguró Johnson hoy en una rueda de prensa conjunta con el titular de Exteriores turco, Mevlüt Çavusoglu.

El ministro británico destacó las excelentes relaciones entre el Reino Unido y Turquía en el ámbito económico y la llegada anual de 2,5 millones de turistas británicos a Turquía.

Además, destacó el respaldo firme de Londres al "pueblo y Gobierno turcos" tras el fallido golpe militar de julio pasado.