lunes, 12 de septiembre de 2016

19:45:00
Pedro Echeverría V.

1. Mentarle la madre a gobiernos y empresarios me hace descansar un poco. Recuerdo aquella película italiana en la que los obreros al salir de la empresa que los explotaba, lanzaban piedras contra la estatua del patrón que estaba a la salida de la fábrica para desahogarse antes de llegar a su casa. Dado que de manera continua a los trabajadores siempre nos están madreando por la maldita clase dominante que se enriquece mientras arrebata a los trabajadores su sustento, no encuentro otra salida inmediata que recordar a sus progenitores.

2. Se publica: “Mientras España estaba inmersa en los peores años de la crisis económica, sobre todo durante los grandes recortes del Gobierno de Rajoy, los multimillonarios no han dejado de crecer. Entre 2011 y 2014, el número de contribuyentes que declararon tener un patrimonio superior a los 30 millones de euros aumentó un 44%, según datos publicados por la Agencia Tributaria. Desde entonces, 156 nuevas personas se han incorporado al grupo de multimillonarios que tributan en España, alcanzando los 508 en 2014”. (Ver Kaosenlared, 11/IX/16)

3. Los problemas de México con sus 122 millones de habitantes, son casi tres veces los de España, con sus 46 millones de pobladores. La gran burguesía mexicana es más grande que la española porque sus ligas con el imperio más grande del mundo son enormes. Si bien los negocios de España en México vienen desde la época colonial, este país se ha desarrollado mucho más por las inversiones extranjeras de todo tipo. Por ello en el campo de las inversiones los mexicanos se han desenvuelto más que los españoles, aunque éstos estén más integrados al contexto europeo.

4. En México –seguramente como en muchos otros países- sucede exactamente lo mismo que en España: en tanto la mayoría de la población vive desesperada en busca de ingresos para mantener a la familia y cubrir sus necesidades de alimentación, vivienda, salud y educación que jamás logra, un puñado de grandes propietarios realizando grandes negocios multiplica sus capitales que contabilizados los convierten en los hombres más ricos del mundo. Obviamente esta es una enfermedad social que debe extirparse, pero aún no encontramos el camino.

5. Los Slim, Salinas Pliego, Azcárraga, Bailleres, Larrea, Arango, Zambrano, Servitge, etcétera, se han aprovechado de la miseria, desesperación y del ejército de desempleados, para castigar más el precio del trabajo. Saben ellos que mientras mayor acumulación de riquezas haya en sus manos, más profunda es la miseria que sufre la población; pero a ellos eso les importa un bledo porque ellos nacieron sin sentimientos y sólo aprendieron a hacer negocios. Ellos nacieron y tuvieron la escuela capitalista que les enseñó el individualismo, la competencia y la supremacía.

6. España, antes de morir el dictador fascista Francisco Franco en 1975, heredó el trono a una monarquía que ha hecho y deshecho a su antojo en España. Luego llegó un gobierno corrupto de “alternancia” entre el PSOE y el PP que han terminado de someter a los españoles. Este país ha salido a la calle, sobre todo los estudiantes, a defenderse de los malos gobiernos y, como en México, no han podido sacudirse de los gobiernos y los partidos opresores. En el último año se han celebrado dos elecciones, pero no se ha podido integrar un gobierno.

7. México también va por ese camino de indefinición entre dos partidos de derecha (PRI y PAN) y una socialdemocracia muy debilitada por falta de unidad y claridad política. Los partidos derechistas han gobernado por separado y muchas veces juntos demostrando que son totalmente enemigos de la población al gobernar en beneficio de los más poderosos empresarios. Toda esta política electoral ha contribuido a tapar los grandes robos y saqueos de la riqueza nacional por parte de unos cuantos multimillonarios que hoy forman parte de la lista de Forbes. (11/IX/16)