miércoles, 14 de septiembre de 2016

08:35:00
Pedro Echeverría V.

1. No es cualquier cosa que los ministros de la iglesia en México hayan organizado nutridas marchas en más de 130 ciudades de la República “en defensa de la familia tradicional” ante el discurso del gobierno de apoyar la familia libre. Ni modo, es el nivel de consciencia de la población. La realidad es que no creo en ningún tipo de matrimonio o boda ni en tipo de familia alguna porque –aunque me case por lo civil hace mil años- tengo la convicción de la libertad; sin embargo, dado que en la pinche sociedad no se puede vivir sin papeles, se tiene que acatar si no quieres más molestias. Este es el maldito mundo de las credenciales, títulos, y para comer tienes que portar una o 20.

2. Ninguna guerra es “espontánea” o no planeada y la ventaja siempre es de quienes la inician porque deben armarse bien. Así sucedió en 1926 cuando gobernaba Plutarco Elías Calles (1924/28) cuyo gobierno fue particularmente agresivo contra la Iglesia porque ésta no descansaba de condenarlo porque permanentemente usaba la Constitución de 1917 para demostrar que México era un Estado laico y el clero sólo podía hacer propaganda religiosa en las iglesias. Lo que no podía olvidar el clero es la derrota que sufrió con las Constituciones de 1857 y 1917 con las leyes de Desamortización y nacionalización de sus extensos latifundios. Por ello nació la Unión Nacional Sinarquista y dos años más tarde el PAN.

3. La UNS –que luchó muy fuerte contra el gobierno de Cárdenas- nació en 1937 y murió 12 años después; pero nació el PAN que, junto a la Iglesia católica, siguen batallando con la misma ideología, los mismos objetivos y programas. Y lo peor es que PRI –que hasta 1982 aún hablaba en sus discursos del “nacionalismo revolucionario”, del “Estado laico” y el “antimperialismo”- desde entonces tomó el rumbo del “neoliberalismo privatizador” impuesto por la Thatcher y Reagan en el mundo. Hoy PRI y PAN mantienen la misma posición derechista y empresarial buscando sumar a todos los partidos al mismo proyecto. Las nutridas marchas del sábado 10 y domingo 11, son una muestra del re aglutinamiento de los sectores derechistas y clericales.

4. Según el investigador Hugh Campbell, el presidente Cárdenas ordenó en 1935 que se reabrieran algunos templos cerrados y se levantaran las restricciones en cuando al número der sacerdotes. A pesar de ello el clero continuó atacando porque se decretó que en todos los estados se impartiría la “educación socialista”, con excepción de San Luis Potosí y Nuevo León que no aceptaron. En las confrontaciones Cárdenas tuvo que viajar a Guanajuato para –desde el púlpito de una iglesia- explicar la educación socialista y calmar un motín en su contra. La Guerra Cristera había terminado en 1929, pero las fuerzas del catolicismo y del sinarquismo seguían levantadas. ¿Qué se está gestando en México hoy con esas movilizaciones encabezadas por la iglesia?

5. ¿O es que la Iglesia está interviniendo abiertamente en política pensando que ya es tiempo de imponer un presidente en México después de que Televisas hizo lo propio con Peña Nieto? Algunos pensábamos que esas movilizaciones las hizo el alto clero mexicano teniendo al cardenal Rivera al frente sin la autorización del Papa Francisco de Roma; pero parece que él las autorizó y seguramente animó. Eso quiere decir que eso de “para progresista o liberal” es la pura piña, el puro cuento, pues se trata de la máxima autoridad del catolicismo mundial rodeado de grandes riquezas materiales y manipulados por las más poderosas fuerzas del imperio. ¿Qué podrán decirnos los Barranco, Boff, Solalinde y Vera?

6. Así como al presidente Peña le bastó una llamada empresarial para ordenar modificar una ley de impuestos, así también resultarán las marchas clericales para acabar con el matrimonio libre. A veces pienso que antes hubo arreglos con empresarios y clero para que se dieran las cosas tal cual. Antes de 1982 el PRI navegó con la bandera de partido del centro para balancear, criticar, resistir a la derecha panista y al “progresismo”; hoy le basta a la derecha señalar cualquier error para que haya reparación en su beneficio. ¿Y a la izquierda? Se puede pasar años en la lucha social –como la CNTE- y sólo esperar represión, cárcel o asesinatos. Pero ello no debe intimidarlos o extrañarnos porque así es la batalla social y la lucha de clases.

7. Así que las grandes marchas sólo son una pequeña muestra de la fuerza del alto clero mexicano y su muy extendida ideología. La Coordinadora (la CNTE) lleva años llamando a la población a manifestarse en defensa de su trabajo, sus salarios, sus derechos y la única respuesta ha sido la de los profesores que militan en ella; el clero, por el contrario, le basta con levantar un dedo y ordenar propaganda en las iglesias y zonas de influencia para movilizar a cientos de miles. Esto me lleva a pensar que para liberar a la población necesitamos trabajar con intensidad otros 100 años y que no basta una revolución social y económica, sino extirpar desde la raíz el capitalismo y el pensamiento aún enajenado que ata por todos lados a la inmensa mayoría de la población. (13/IX/16)