lunes, 19 de septiembre de 2016

17:56:00
MÉRIDA, Yucatán, 19 de septiembre.- Con más de 40 años de historia, el Bufete Jurídico de la Universidad Autónoma de Yucatán es un referente en la prestación de servicios, asesorías y representación legal para personas vulnerables en lo educativo, económico y social. Su demanda rebasa los 100 usuarios que buscan auxilio cada mes.

Pilar del Rosario Ventura Martínez, responsable del Bufete Jurídico de la Universidad Autónoma de Yucatán Salvador y Lenin Ciau Victoria, estudiante de la Facultad de Derecho.

La coordinadora, Pilar del Rosario Ventura Martínez, manifestó que los orígenes del bufete, en el año 1973, se dieron en respuesta al compromiso social de la Universidad por contar con un espacio que pudiera combinar la práctica del estudiante y su formación integral con el ejercicio del servicio diario.

Ventura Martínez aseguró que cumpliendo con las políticas de la Máxima Casa de Estudios, el despacho sigue conservando los principios fundamentales de justicia y sensibilidad. “Esa sensibilidad es lo que hace a este despacho completamente diferente al de un abogado particular, por esa cuestión humanitaria y sensibilidad que se tiene con relación a las persona que acuden en búsqueda de la información”, remarcó.

El bufete, ubicado en la calle 57 # 471 entre 54 y 56 del centro, cumple con extender a la sociedad, los conocimientos que adquieren los estudiantes de la Facultad de Derecho, puesto que aplican los principios de la Ciencia del Derecho y las habilidades adquiridas en las aulas para ayudar a las personas de escasos recursos en la solución de diversos problemas jurídicos, sin costo alguno para los beneficiados.

Para cumplir con esta labor social, actualmente participan unos veinte estudiantes de quinto y sexto semestre de la licenciatura en Derecho, quienes atienden, responden y resuelven los casos ciudadanos y esto les permite comprender mejor la realidad socio-jurídica.

El bufete es un salón de clases abierto, en donde los estudiantes tienen la plena libertad de aplicar sus conocimientos y experimentar sus estrategias conservando el trabajo en equipo y el ejercicio de los principios fundamentales del Derecho, además de que se tiene supervisión de los abogados formados en la UADY, con larga experiencia.

Ventura Martínez comentó que algo que también caracteriza al bufete es que quienes participan apoyan en distintas actividades ya sea desde la recepción, asesoría, entre otras áreas. “Somos recepcionistas, abogados, pero también terminamos siendo escuchas y confidentes de los usuarios”, dijo.

“Nuestra intención en el jurídico es que el usuario se vaya satisfecho del servicio, con una respuesta a su problemática y con información clara y objetiva”, agregó.

Si bien el bufete jurídico brinda servicios gratuitos, es importante aclarar que el usuario debe cubrir los gastos de procedimiento que se generen, es decir, los gastos en trámites y copias que sean necesarios durante el proceso que solicita, explicó la profesional.

La coordinadora precisó que la mayor parte de los servicios que brindan son en materia derecho familiar, esto es pensión alimenticia, guardia y custodia, divorcio sin causales y divorcio voluntario, entre otros.

Adicionalmente, están los casos por sucesión intestada, sucesión testamentaria, cuestiones penales.

Sin embargo, lo que más demandan en general es en materia familiar, lo cual es comprensible si tomamos en cuenta que la protección a los menores es lo más importante, reiteró.

Ayudar a quienes más lo necesitan, la mayor experiencia

Uno de los estudiantes involucrados en el servicio del Bufete Jurídico es Servando Feria Castro, estudiante de 20 años de edad y quien hace unos 5 meses colabora en el espacio universitario, compartió sus experiencias: “Entré porque quiero aprender en un escenario real. Elegí estar aquí porque se pueden ver todas las ramas del Derecho y eso era lo que yo quería para reforzar todo lo visto durante la licenciatura”, dijo.

Al entrar si tengo todos los conocimientos pero no tenía idea de cómo hacer las cosas, ahora he aprendido desde cómo realizar un escrito, seguir un procedimiento y cómo atender a la personas, comentó.

Lo que más me gusta es brindar un servicio a la comunidad a personas que no tienen ingreso, manifestó.

Hizo ver que se ha topado con varios casos difíciles, pero con la ayuda de los “abogados patronos” éstos se resuelven, y yo sigo aprendiendo porque además de escuchar y acompañar, me dan la oportunidad de involucrarme en el mismo.

Con base en su experiencia, hasta ahora, considera que el perfil del Licenciado en Derecho debe ser de empatía, de ponerse en el lugar de la persona que debes defender y que a partir de eso, puedas formular un criterio y pienses en la forma de cómo ayudarlo de la mejor manera.

Por su parte, Salvador Lenin Ciau Victoria, quien funge como uno de los “abogados patrono”, comenta que esa distinción es porque ya son egresados que continúan colaborando de manera voluntaria para el bufete de la UADY.

Asimismo, explicó la formación que ha recibido en el bufete jurídico gratuito “yo no sabía ni la ubicación de las instancias del Poder Judicial” pero que gracias al apoyo a los coordinadores del bufete y a los profesores, rápidamente tuvo un mejor desempeño.

“Yo siento que fue una gran ventaja haber venido aquí porque hemos tenido muchísimas más audiencias que en cualquier otro lugar, ni en un despacho particular entra la cantidad de casos como aquí”, dijo.

Salvador, cuenta con un taller de artesanía mediante el cual ha solventado sus gastos de estudios, y aunque ahora continúa en el bufete, sí pretende abrir su propio despacho para seguir ayudando a quienes más lo necesitan.

Por último, recomendó a los estudiantes aprovechar el bufete para realizar su servicio social o sus prácticas profesionales y en general, consideró que es importante que como nuevos profesionales se mantengan fuertes ideales como el seguir aprendiendo.

“Nunca dejas de aprender, siempre hay nuevos criterios, algo nuevo para aprender, al menos yo no he parado de leer y de aprender. Siempre hay que estar actualizado, no puedes quedarte con los conocimientos con los que salen de la escuela”.

Actualmente, en el Bufete Jurídico hay unos ocho estudiantes que realizan su Servicio Social y otro número igual en prácticas profesionales, todos dirigidos y coordinados por los abogados Ventura Martínez y Jorge Eduardo Muñoz Quintal.

De igual forma, se cuenta con la colaboración de maestros de la Facultad de Derecho, quienes orientan a los becarios, estudiantes y pasantes en sus respectivas especialidades en la solución de los problemas que a diario se les presentan en los asuntos que se atienden en las diversas áreas del Derecho: Civil, Mercantil, Familiar, Laboral, Penal, Agrario, Amparo, Fiscal, Administrativo, etc.

La labor del Bufete Gratuito ha sido reconocida por autoridades estatales, municipales y por diversas dependencias federales, con quienes se han celebrado Convenios de Colaboración, para que éstas canalicen al Bufete a todas las personas que carecen de recursos económicos y necesiten tramitar algún asunto de carácter legal.

El Bufete Gratuito de la Facultad de Derecho, sirviendo a la sociedad, devuelve parte de lo que los alumnos reciben de ella y constituye un campo propicio para que éstos se capaciten cada vez más y mejor en la búsqueda de la excelencia académica, la superación profesional y el fortalecimiento de la justicia.

Los servicios que brinda el bufete son gratuitos. Su horario es de lunes a viernes de 8 a 14 horas. (Boletín)