sábado, 17 de septiembre de 2016

15:12:00
JOHANNESBURGO, Sudáfrica, 17 de septiembre.- El antiguo arzobispo sudafricano y premio Nobel de la paz Desmond Tutu, de 84 años, ha sido hospitalizado de nuevo este sábado en el hospital de Ciudad del Cabo en el que el pasado miércoles había recibido el alta médica.

Tutu había sido hospitalizado el 24 de agosto para someterse a una pequeña intervención quirúrgica tras una infección. “El arzobispo ha sido admitido de nuevo por precaución pues la cicatrización da signos de infección”, ha precisado su familia en un comunicado.


Su esposa, Leah Tutu, ha expresado su “gran agradecimiento por la plegarias y el apoyo” que ha recibido. Icono junto a Nelson Mandela de la lucha antiapartheid, Tutu está sometido desde hace dos décadas a una tratamiento contra el cáncer de próstata.

Estudio reciente

Un estudio británico sugiere mantener el seguimiento a los pacientes diagnosticados con cáncer de próstata con el objetivo de elevar su sobrevivencia.

Esa lesión oncológica descubierta en pruebas de sangre crece muy lentamente y muy pocos hombres (cerca de un uno por ciento) mueren cuando se mantiene el control de la enfermedad, señaló el autor principal del estudio, Freddie Hamdy.

El tratamiento quirúrgico (prestatectomía radical) y radioterapia reduce el avance de la lesión, apuntó el también experto de la Universidad de Oxford en un artículo publicado en New England Journal of Medicine.

Para la pesquisa, el equipo de Hamdy analizó los datos tomados entre 1999 y 2009, a 82 mil 429 hombres de entre 50 y 69 años en todo Reino Unido. De ese total, mil 643 fueron diagnosticados con cáncer de próstata.

Por esa razón, a 545 se les vigiló la enfermedad, a 553 se les practicó la prostatectomía radical (la extirpación total de la próstata), y 545 se sometieron a tratamiento de radioterapia.

Como resultado, los tres procedimientos reportaron un resultado similar y tasas muy bajas de muerte por esta enfermedad.

La Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos señala que el cáncer de próstata es la causa más común de muerte en hombres mayores de 75 años de edad. Rara vez aparece antes de los 40 años de edad.

Entre los síntomas se cuentan: demora o lentitud para iniciar la micción, goteo o escape de orina, chorro urinario lento, esfuerzo al orinar o no ser capaz de vaciar toda la orina y sangre en la orina o el semen.

Según la institución estadounidense, cuando la lesión se ha diseminado, puede haber dolor o sensibilidad ósea, con mayor frecuencia en la región lumbar y los huesos de la pelvis.

Por eso, los especialistas abogan por mantener el seguimiento para garantizar la calidad de vida de los pacientes aquejados por ese mal. (AFP / PL)