miércoles, 7 de septiembre de 2016

22:42:00
MÉRIDA, Yucatán, 7 de septiembre.- Silvia López Escoffié, coordinadora Estatal de Movimiento Ciudadano en Yucatán, dio a conocer el posicionamiento de dicho instituto político ante la solicitud de los permisionarios del transporte público ante la DTEY en el sentido de que se les autorice incrementar las tarifas del servicio. 


“Consideramos que no debe de autorizarse ningún incremento en el costo de pasaje del transporte público en Mérida”, señaló categóricamente López Escoffié.

Explicó que, tomando en cuenta los ínfimos y raquíticos incrementos en los ingresos de la mayoría de la población económicamente activa, misma que no gana más de dos salarios mínimos al día, un alza lesionaría la economía familiar, pues mermaría el ingreso con el cual deben de satisfacer sus necesidades tanto personales como familiares.

A esto se suma, señaló, el incremento en el costo de prácticamente todos los bienes y servicios, que incluyen la alimentación, aseo doméstico y personal, energía eléctrica, costo de documentos y tramites gubernamentales, ropa y calzado, los cuales son necesarios para satisfacer de manera mínimamente decorosa las consustanciales necesidades de cada persona.

Adicionalmente, dijo, es preciso tomar en cuenta la recurrencia cada vez más extendida a los servicios privados de salud debido a la saturación de las instituciones públicas y la cada vez más limitada capacidad de atención por la carencia  de insumos y de atención tanto de especialistas como de intervenciones quirúrgicas, lo cual resulta en un gasto adicional para muchas familias.

Aunado a estas situaciones, está la incertidumbre sobre el  comportamiento de los procesos económicos, lo cual se puede traducir en la pérdida de fuentes de empleo y, de acuerdo a prospecciones de diversos especialistas, con la consecuente disminución de la capacidad de consumo.

López Escoffié señaló que por años los concesionarios han recibido recursos gubernamentales cuyo origen proviene de la riqueza social con el fin de que le dieran mantenimiento a sus unidades y en la actualidad el gobierno del estado les está “apoyando” con recursos para la adquisición de nuevos camiones que posibiliten “la modernización” de este estratégico servicio. 

Finalmente, hizo mención de la indefensión en la que se encuentran los usuarios y las usuarias del transporte público, dado el desinterés y el engaño en el que incurrió el actual presidente municipal, Mauricio Vila Dosal, para convertirse en un actor a favor del de los intereses de meridanos y meridanas que requieren usar este servicio.

“Hoy él juega el rol de subordinación, a la complicidad con los intereses de los permisionarios con la que actúan las autoridades del gobierno del estado”, señaló Silvia López.

“Por lo anteriormente expuesto, reiteramos nuestra plena disposición de rechazar de manera pública y abierta este intento de transferirle al público usuario el incremento en los costos de operación de este vital servicio, siendo así que consideramos, que ya es justo que sean los permisionarios los que sacrifiquen ganancias dados los millonarios recursos que se les han transferido en los últimos ocho años, al menos, y con ello se evite el incremento planteado”, concluyó la coordinadora estatal de Movimiento Ciudadano.