sábado, 17 de septiembre de 2016

14:58:00
ROMA, Italia, 17 de septiembre.- El primer caso de eutanasia a un menor en Bélgica y en el mundo, porque el país es el primero y único que ha aprobádo (en 2014) una ley que lo permita. La noticia ha provocado una fuerte polémica con las posiciones opuestas tomadas por el mundo laico y los católicos.

"Incluso los niños son capaces de decidir", dijo Mina Welby, viuda de Piergiorgio, el primer paciente que, después de una carta dirigida al Presidente de la República, recurrió a los tribunales, a través de un llamamiento urgente, para conseguir el retiro del respirador artificial. "La vida es sagrada, debe ser bienvenida siempre. Estas señales de muerte nos afligen y nos preocupan no sólo como cristianos, sino como personas", advierte el cardenal Angelo Bagnasco, presidente de la CEI. "Que no prevalezca la voluntad de la familia", advierte María Antonieta Coscioni. "Si se respeta la ley, no hay que discutir": Beppino Englaro. "¿Hubo una suspensión de cuidados o la inyección letal?", pregunta la especialista en bioética Micaela Ghisleni. "¿Cómo es posible que no prevaleciera el amor de los padres sobre la muerte?": Paola Binetti. "Herodes está de vuelta, matanza de los inocentes", es la discutible la metáfora Maurizio Lupi, Presidente de Diputados. 

http://www.informaciondelonuevo.com/2016/09/aplican-la-eutanasia-un-menor-en-belgica.html

En Italia se discute el proyecto de ley sobre el "fin de la vida", el texto legal de la izquierda italiana. Muchos miembros de la Comisión están por el NO a la eutanasia. Hay fracciones son favorables ("Pero sin extensión a los niños", dice el líder de Sel). El M5S - después de que el resultado de una votación en la web a la que asistieron 20,000 personas - se ha manifestado a favor de la eutanasia.

La crónica. Aquí está el registro de un evento que ha sacudido la conciencia. La noticia fue dada por el periódico flamenco Het Nieuwsblad. "En el silencio y en la discreción absoluta - escribió el periódico - por primera vez en nuestro país un menor murió por eutanasia." Los detalles no son reportados (ni la edad ni la enfermedad del niño,  sólo que sucedió en Flandes).

la legislación belga. Es la primera vez en Bélgica que se aplica la ley de 2014, que permite a los padres elegir la "muerte por compasión' a sus hijos enfermos terminales, después de haber hecho una solicitud al médico de cabecera, quien debe presentar su caso y recibir el permiso del "control del Departamento Federal y la evaluación de la eutanasia". La ley especifica que el niño debe expresar una forma de consentimiento. Bélgica ha creado una "Comisión Federal para la supervisión y evaluación de la aplicación de la ley sobre la eutanasia", un órgano presidido por el profesor Wim Distelmans, creado por los parlamentarios belgas para asegurarse de que no se produzcan irregularidades. "Afortunadamente, hay muy pocos niños que están considerando esta posibilidad - dijo Distelmans - pero eso no quiere decir que nosotros debemos negar el derecho a una muerte digna."

Las reacciones. Marco Cappato, promotor de la campaña "Eutanasia legal" y presidente de los radicales italianos, "Bélgica es el primer país en el mundo en no voltear la cara ante las condiciones de sufrimiento insoportable que también puede afectar a los menores de edasd. La normativa belga -explicó- ofrece garantías suficientes para prevenir el abuso y la opresión que se producen en la clandestinidad".

El ataque de la CEI. En el caso intervino Ciencia y Vida, la asociación que coopera de manera orgánica con la Conferencia Episcopal Italiana sobre temas de bioética. "El derecho del niño a la eutanasia, no significa sino atribuir a un adulto el poder de vida y muerte sobre un menor de edad." "Es sólo la máscara 'de una decisión real, personal, libre y consciente' -dice el abogado Alberto Gambino, presidente de Ciencia y Vida- ya que no es concebible que un niño sea capaz de hacer frente a opciones existenciales de contenido legal extremo".

La prudencia del Instituto Coscioni. comentarios cautelosos los de Maria Antonietta Farina, presidenta del Instituto Luca Coscioni. "La voluntad de la familia - dijo - no puede y no debe prevalecerser respecto a la del niño (y ésta) no es suficiente para proceder a la eutanasia; la voluntad del niño debe primero ser sometida a la verificación no sólo a la de los padres (demasiado involucrados emocionalmente), sino a la de expertos que pueden certificar el estado de ánimo y el estado depresivo".

Englaro: "Claridad". Por otro lado interviene Beppino Englaro, protagonista de una larga batalla legal para exigir la suspensión de la alimentación y el tratamiento artificial a la que su hija Eluana, en estado vegetativo, fue sometida como consecuencia de un accidente de coche en enero de 1992. "¿Cómo se llegó a la libre determinación terapéutica en el caso de este chico? ", se pregunta Englaro. "En estos asuntos hay demasiada confusión, había tanta en la historia de mi hija, que era tan clara. Que se aclaren los detalles de la muerte de este niño. Si se cumplió con la legislación belga, el problema está resuelto. 'No hay nada más que añadir".

El juicio de Eluana. La sentencia del Tribunal de Apelación de Milán en 2007, recuerda el padre del Eluana, estableció principios jurídicos de conformidad con la Constitución: "La autodeterminación terapéutica, que no es eutanasia, no tiene límites en su aplicación, incluso si se persigue la muerte. Nadie puede decidir por nosotros, pero puede decidir con nosotros". ¿Cómo decidió, y con quién, el chico belga?

La moral secular de Ghisleni. "En Bélgica - explica Micaela Ghisleni, profesora de bioética en la Universidad Politécnica de Turín - la eutanasia se practica legalmente en presencia de dos condiciones: ante una 'condición infernal' a nivel clínico (estado de sufrimiento físico / moral que para crear una condición de indignidad existencial). Y, por parte del sujeto, la voluntad de quererla (voluntad persistente, informada, autónoma)".

"Estos son los conceptos involucrados - continúa Ghisleni -... no sabemos cuál era el estado clínico del niño, ni si había una solicitud de suspensión de la atención (omisión) o una inyección letal (acción). Una diferencia inexistente desde el punto de vista de la moral secular. Pero fundamental en Italia, donde la ley sólo autoriza la suspensión de la atención, al igual que en los casos Welby y Englaro".

La moral católica de la diputada Paola Binetti. Invita a la prudencia y cuidadosa reflexión Paola Binetti, del mundo católico. "En Italia - explica Binetti -, hemos hecho una ley de cuidados paliativos que presta especial atención al dolor de los niños, poniendo a su alcance todos los medicamentos, incluso los que causan sedación profunda, pero se detiene antes de llegar al horror de matar a un niño ". "Es difícil sostener - dijo -.. que un niño puede imaginar la irreversibilidad absoluta de una decisión... duele que todo el sistema socio-sanitario belga no haya sido capaz de apoyar a los padres en el tratamiento del dolor de su hijo. ¿Cómo es posible que el amor de padres no haya ganado al reto de la muerte?".

Holanda, tras los pasos de Bélgica. Los Países Bajos se está moviendo por la vía de Bélgica: en junio de 2015, la NVK, Asociación de Pediatras Holandeses (Nederlandse Vereniging voor kindergeneeskunde) se expresó favorablemente respecto a la extensión de la eutanasia a los menores de 12 años para arriba. El límite de edad, de acuerdo con la NVK, debe ser disminuido según evaluaciones específicas de las facultades mentales de los pacientes.