lunes, 15 de agosto de 2016

15:40:00
MÉRIDA, Yucatán, 15 de agosto.- La boca no solamente son dientes, la estomatología va mucho más allá, aseveró el Doctor Luis Alberto Gaitán Cepeda de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) al advertir a estudiantes en Odontología, que el dentista tiene la obligación de prevenir, detectar y atender bacterias, hongos y otro tipo de patologías bucales y micóticas para evitar complicaciones severas en el paciente.


En el marco del Simposio Nacional de Candida y Patologías Orales que se llevó al cabo en la Facultad de Odontología de la UADY, el experto manifestó que es importante ampliar el panorama de la patología bucal, que en los últimos años se ha centrado en lo estético y de rehabilitación, sin otorgar la debida importancia a las enfermedades bucales.

La patología bucal es un tema de poco interés en el paciente, sin embargo, la prevalencia es elevada, de ahí la importancia de estimular a estudiantes del área a identificar las diferentes enfermedades, dijo.

-La lengua, el paladar, el piso de la boca, maxilares se enferman de igual forma que lo hace la piel, el corazón, el estómago, pero no despiertan interés en los ciudadanos pese a que pueden llegar a ser graves como cáncer bucal, precisó.

El experto de la UNAM explicó que la prevalencia y aumento de las enfermedades bucales no deriva únicamente de la práctica u omisión del paciente, sino más bien de la baja de defensas que el cuerpo humano presenta ante diversas situaciones.

Recordó que la cavidad bucal tiene una gran cantidad de bacterias y hongos que son necesarias para el ser humano, siempre y cuando se mantengan en equilibrio.

A partir de la pandemia de Sida, hace 30 años, se incrementaron mucho las lesiones micóticas, dijo como ejemplo.

Gaitán Cepeda advirtió que es elevada la prevalencia de estos padecimientos pues se considera que el ciento por ciento de los portadores de placas postizas, esto es la mayoría de los adultos de 60 años y más, padecerán por lo menos, una enfermedad micótica.

Insistió que de ahí la importancia de que los odontólogos respondan en la prevención y diagnóstico pues la falta de un tratamiento adecuado puede provocar en los pacientes infecciones crónicas y éstas pueden desequilibrar el sistema orgánico.

Además dependiendo de cada sujeto se pueden transformar en micosis profundas y lesiones más graves, es decir, focos infecciosos permanentes que tienen su origen en la boca.

Al inaugurar el Simposio Nacional, el director de la Facultad, Fernando Aguilar Ayala, remarcó que estos eventos son parte de las estrategias para avanzar en la actualización y calidad educativa que se brinda a los estudiantes.

Otro de los expertos invitados, el Doctor Luis Octavo Sánchez Vargas, de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, explicó sobre el manejo de fármacos en el área de odontología, que en ocasiones provoca complicaciones e incluso, resistencia en los pacientes.

-La parte del manejo farmacológico es de importancia clínica radical porque es un tema que suele ser complicado para los estudiantes, comentó.

Durante su ponencia, dijo que el manejo de las infecciones odontogénicas es empírico dada la naturaleza de las infecciones, agudeza y tiempo en que se manifiestan y estas son causadas por múltiples organismos.

Las infecciones suelen ser complicadas al grado de que se pueden diseminar si se les otorga un mal manejo farmacológico, “de ser simple en una o dos consultas, el paciente puede ir llegar hasta el hospital”.

Se estima que el 90% de las consultas en odontología se relacionan con una infección odontogénicas, de estas la estimación está en un 20 o 25% que van a requerir en algún momento manejo farmacológico.

El manejo de antibióticos para odontólogos va entre 1 y 5 cada 10 pacientes que se relacionan con infecciones en procesos agudos.

El Simposio Nacional de Patologías Orales se llevó al cabo en el marco de la Reunión de la Red para el Estudio de la Virulencia y Resistencia de Candida aplicado al Diagnóstico, Tratamiento y Prevención de Candidiasis Orales. (Boletín)