viernes, 5 de agosto de 2016

11:02:00
MÉRIDA, Yucatán, 5 de agosto.- “Les daremos un escarmiento para que no vuelvan a meterse con nuestras familias” fue la advertencia que habitantes de Mérida lanzaron a las autoridades ante la impunidad con que actúan delincuentes en colonias y comisarías.

Enojados vecinos de diferentes rumbos se manifiestan hartos de que los delincuentes se burlen de ellos, “incluso frente a la Policía”, la cual poco ha podido hacer debido a una aparente protección por Derechos Humanos.

Esto ha ocasionado un escenario de impunidad, ya que los delincuentes capturados in fraganti exhiben un documento emitido por Derechos Humanos, que al parecer los vuelve inmunes ante la autoridad, señalaron los colonos.

El diputado federal Francisco Torres Rivas promovió anoche una reunión entre la Policía y vecinos del fraccionamiento Fidel Velázquez para tratar sobre el problema que Derechos Humanos crea al defender a delincuentes que han estado hasta 43 veces en el penal.

“Todos sabemos quiénes son, en dónde viven; los hemos identificado ante la Policía, tenemos denuncias en su contra, testigos, pruebas… pero de nada sirve, al día siguiente ya están en la calle y entonces nos agreden por venganza”, señalan.

“Y a nosotros, ¿quién nos defiende?”, exclamó con lágrimas en los ojos una señora de avanzada edad, con la impotencia contenida.

Ante este escenario en diversas colonias, el diputado federal Francisco Torres Rivas promovió anoche una reunión entre la Policía y vecinos del fraccionamiento Fidel Velázquez, donde la situación amenaza con salirse de control.

Los vecinos señalaron pasividad de las autoridades encargadas de hacer justicia, en tanto los elementos policiacos explicaron que los acota Derechos Humanos.

“Ustedes nos piden mano dura, pero personas ajenas, sin averiguar, lo graban y suben a redes, y entonces viene una denuncia por Derechos Humanos”, expuso el comandante Sergio Paredes Guerra.

Reunidos en un local social, los vecinos señalaron su hartazgo contra el ex convicto Juan Gerardo Aguilar Torres (a) “Och”, quien vive en ese rumbo y ha estado involucrado en múltiples delitos en la zona oriente de Mérida. No obstante, se mantiene en completa libertad y lesionando a cuanta persona lo confronte.

Tiene una decena de denuncias por diversos motivos, que van desde el robo en casas hasta la agresión física, sin importar que sean amas de casa o de la tercera edad.

Un caso sonado fue cuando agentes ministeriales intentaban detenerlo por un delito en la Amalia Solórzano y uno de ellos fue lesionado, lo que derivó en el fallecimiento de una tercera persona.

El sujeto habita en la calle 67 por 38 y 40 de Fidel Velázquez, que es un andador, a donde no llegan los recorridos de la Policía, expusieron los vecinos. No ingresan a los andadores, que son inseguros, por ejemplo en la 40 por 42 y en 67 por 42 y 44.

Se mofa de que “ha caído” 43 veces en el penal y amenaza con que, al salir de la cárcel, incendiará a las personas que lo acusaron.

Su mamá dice que está loco y que la culpa la tenemos nosotros porque lo agredimos, “que no lo dejamos en paz”, dijo una vecina.

La Policía montó vigilancia cerca de su casa, pero recibieron una acusación del sujeto ante Derechos Humanos por “acoso” y tuvieron que suspenderla.

“Se ríe de la Policía y nos reta a llamarla, pues asegura que él paga para que no lo toquen”, según ha alardeado en ocasiones.

Un vecino relató que, en una ocasión, se bajó los pantalones frente a los policías que acudieron al auxilio de una señora, al tiempo que exclamaba: “Esto es para usted y también para su comandante”.

Cuestionaron si darían el mismo trato a este delincuente si entrara a la casa de algún funcionario, pero nosotros somos el pueblo”.

Vecinos solicitaron al diputado federal la intervención de la Gendarmería y le exhibieron como ejemplo tres denuncias: la P1/1633/2016 por robo de tres bicicletas y una perrita; la P1/1410/2016 por dos bicicletas y un tanque de gas, y la P1-P1/1505/2015 por robo de una motocicleta.

Francisco Torres exhortó a la ciudadanía a interponer denuncias, pues si el juez no tiene un expediente, así como testigos, tiene que brindar facilidades al acusado para que siga su juicio en libertad.

“Denuncien, no tengan miedo, unidos podemos vencerlos. Sé de casos similares en otras colonias, pero no permitamos que nuestro miedo alimente su impunidad y se burlen de nosotros”.

Torres Rivas reiteró su apoyo a las familias. “Todos estamos en esto: si ustedes están decididos hasta las últimas consecuencias jurídicas y legales, cuentan conmigo, no los voy a dejar solos”.

Reprocharon a la Policía que este sujeto salude a los elementos con mucha confianza. “Le salvamos la vida, por eso nos saluda”, dijo el comandante, al recordar que estuvo a punto de ser linchado en el fraccionamiento Vergel, donde vecinos lo capturaron al descubrirlo robando.

En esa ocasión salió libre a los dos días. “Creímos que nos libramos de él y no fue así”, se quejaron los colonos.

“Pues nosotros lo vamos a remediar”, sentenció un padre de familia: “Aquí se queda ese tipo o nos quedamos nosotros”.

“Panchito” Torres reconoció que los vecinos viven con la angustia y el coraje contenidos, una mezcla con sentimiento de impotencia que ha escuchado en otras colonias de Mérida.