domingo, 21 de agosto de 2016

01:02:00
MÉRIDA, Yucatán, 21 de agosto.- A lo largo de los últimos meses ha llamado la atención de los meridanos la instalación, cada vez con mayor osadía y descaro, de puestos de periódicos con la imagen del Diario de Yucatán en zonas clave del Centro Histórico, tal como la Catedral y la iglesia de Mejorada.

Puesto de periódicos del Diario de Yucatán ante la Catedral (fotos: José Repetto)

Fuentes cercanas al Ayuntamiento de Mérida, responsable por regular el ambulantaje, y el gremio periodístico coinciden en que esta maniobra de Grupo Megamedia tiene por objetivo presionar a la administración municipal para que, si los retira a ellos, haga lo mismo con sus rivales.

Entre estos puestos ambulantes se encuentran los de La Verdad Yucatán, los cuales empezaron a proliferar con la llegada de dicho medio a la entidad, durante la administración de Angélica Araujo Lara (2010-2012).

Durante el denominado "vacío de poder" que se da en las horas de la transición de una administración a otra, al entrar Renán Barrera en 2012, nos señalan que se instalaron, en ese pequeño período de tiempo, más de 5 puestos adicionales de La Verdad en las calles.

La colocación de estos puestos, nos indican, es una transgresión y desafío tanto contra el Ayuntamiento como contra el INAH, instancias que podrían actuar pero no lo han hecho a la fecha.

Se estima que actualmente hay más de 50 stands en el Centro Histórico entre los de La Verdad Yucatán, Diario de Yucatán, Milenio y Por Esto!, principalmente.

A la fecha, el municipio a través de la Subdirección de Mercados, la comisión del ramo y el Cabildo no ha ejercido su autoridad para poner orden, regular y aplicar la normatividad requerida para esta situación, con la posibilidad de establecer un formato predeterminado para todos los puestos que tome en cuenta la movilidad urbana, uno de los ejes de la actual administración, así como el factor estético, pues muchos de estos stands se encuentran en proximidad de sitios patrimoniales.

Puesto de La Verdad en la 61 x 62.

Estos puestos van contra la ley en varios puntos, pues muchos de éstos bloquean o dificultan el uso de las rampas para personas con discapacidad y venden cigarros sueltos y de contrabando, con una sustancial ganancia, sin distingo a menores de edad así como revistas para adultos.

Detrás de la proliferación de estos stands están los intereses de la Unión de Voceadores de Periódicos y Similares de Yucatán, afín a la CTM, y el Sindicato de Voceadores (Croc).

Respecto a qué hará la autoridad para lidiar con esta situación, nuestros informantes dijeron con seguridad: "lo que quiera el Diario". (José Repetto)