viernes, 26 de agosto de 2016

16:53:00
Pedro Echeverría V.

A los 23 meses de los 43 estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos por el gobierno

1. La rechifla, acompañada por gritos de reclamo y descontento contra el secretario de Educación Aurelio Nuño fue muy grande. Por poquito lo hacen llorar y dirigirse a los servicios sanitarios. Los 50 policías que lo cuidaban dispararon sus cámaras para fichar y luego reprimir a los profesores. Éstos no lo dejaron hablar porque la gente ya está cansada de verlo en televisión repitiendo el mismo discurso. El pobre Nuño cuando abre la boca para hablar parece un muñeco de teatro guiñol movido por su titiritero. Es muy pobre su léxico, quizá no sea más de 20 palabras acomodas para amenazar, castigar, suspender, repetir que la educación es buena.

2. La rechifla y los gritos de protesta no son signo de intolerancia o cerrazón; al contrario, significa que la gente ya está cansada. Fox en 2005, cuando quiso evitar que López Obrador sea candidato presidencial y buscó desaforarlo, en varios estados de la República fue abucheado evitando que hable. La gente ya estaba hasta la madre contra él y su esposa; ya no quería escucharlo porque mentía mucho y se burlaba del pueblo. Pienso que esas medidas de perseguirlo con protestas y gritos donde estuviera, lo orilló a suspender el desafuero que instrumentaba contra AMLO. Por ello aplaudo con mucho gusto la rechifla de los profesores del Edo. De México.

3. Cuando habla Nuño algunos que no lo conocen preguntan: ¿Ese es el secretario de Educación de México que se supone debería ser el hombre con mayores conocimientos, con obra escrita, siempre preparado para explicar todo y sin posiciones amenazantes? La realidad es un burócrata más que sólo habla y actúa como un títere al servicio del “señor presidente”. Un verdadero secretario de Educación se colocaría en un estadio para responder a todas las preguntas de periodistas y maestros acerca de la reforma educativa, la situación del país y de la educación dentro de su contexto. Tras el análisis estarían todos satisfechos; pero no puede.

4. El secretario de Educación no tendría capacidad para confrontarse con cualquier miembro de la Coordinadora en problemas educativos del país y de su solución. En el maldito noticiario de Milenio –que se dedica todo el día a calumniar a los maestros de la CNTE y a realizar entrevistas para que se hable pestes contra ellos- al fin escuché hoy viernes 26 a temprana hora, un larga entrevista a una maestra de Oaxaca que dio importante cátedra. Ello y otras entrevistas en video, me hace pensar que el pobre secretario de Educación no aguantaría ni un raund; al primero saldría noqueado y arrastrado hacia el hospital. Por ello se niega a cualquier debate.

5. No cualquier maestro mantiene la capacidad de análisis y reflexión, así como la ideología en defensa de una buena y justa educación para los niños. Tiene que ser un maestro de la CNTE que lleva muchos años asistiendo a asambleas, reuniones, foros, a luchas en las calles, en los plantones y bloqueos. Los maestros pegados a la dirección del Sindicato charro, vendido, son mayoritariamente gente mediocre y/u oportunista que sólo busca beneficios personales; desafortunadamente seguirá siendo mayoritaria mientras el nivel de la lucha de clases en México siga siendo muy bajo y aplacado. Imaginen nada más: en 36 años de la CNTE apenas tenemos a un 40 por ciento de los maestros.

6. La realidad es que un pueblo que ya no soporta más mentiras, engaños, demagogia; sobre todo hambre y miseria, tiene que encontrar una forma de manifestarse, presionar y conseguir que se le escuche y resuelvan sus peticiones. En eso del “dialogo”, trámites y demandas legaloides, siempre se imponen los más fuertes; la realidad son verdaderas chupadas; por ello el pueblo busca apoyo en la “acción directa”. Recuerdo una consigna de los estudiantes franceses en 1968: “Prohibido prohibir”. Que no quieren manifestaciones, plantones, bloqueos de calles y plazas comerciales, pintas en paredes y edificios, pues hay que hacerlo; no quieren que entremos al Zócalo, pues hay que tomarlo.

7. Si al maldito gobierno y a los ladrones empresarios no les agradan los bloqueos y las manifestaciones, tampoco a nosotros nos gusta la explotación, el enriquecimiento de unos cuantos, el saqueo de las riquezas de nuestro país y que el 80 por ciento de la población viva en la pobreza y la miseria. El único problema es que ellos controlan en ejército, la policía, las cárceles y las armas, sobre todos ellos hacen las leyes de acuerdo a sus particulares intereses. Por ello los maestros, el pueblo, con sus rechiflas y gritos está manifestando su protesta de manera directa. Hay que perseguirlos como al entonces presidente Fox en 2005 hasta hacerlos correr. ¿Recuerdan aquellos periodistas que arrojaron zapatazos al orador? (26/VIII/16)