domingo, 28 de agosto de 2016

16:57:00
MÉRIDA, Yucatán, 28 de agosto.- Desde el 2012 a la fecha, más de 10 mil campesinos de unidades productivas del estado cuentan con la infraestructura que les ayuda en su jornada laboral, gracias a la construcción de las carreteras sacacosechas, que se ha extendido a todas las regiones del territorio local, superando los 211 kilómetros, para mejor movilidad y comercialización de los productos agrícolas.


Actualmente, estas vías agilizan el traslado de cítricos, papaya, frijol, maíz, cebolla, pepino de exportación, berenjena, maíz, coco, chile, tomate, cedros, aguacate, jícama y calabaza. Asimismo, beneficia a zonas de invernaderos para plántulas, hortalizas, apicultura y unidades ganaderas.

Sobre el impulso al campo yucateco como un espacio de oportunidades, el titular de la Secretaría de Desarrollo Rural (Seder), Juan José Canul Pérez, mencionó que desde el primer día de la gestión del Gobernador Rolando Zapata Bello, se trabaja a favor del anhelo planteado por las mujeres y hombres de toda la entidad que laboran en este sector.

En cumplimiento a dicho compromiso, que busca dejar atrás los caminos inaccesibles, llenos de baches y en su momento, inundados, lo cual obligaban al productor a realizar un trayecto de dos horas o más, estas acciones reducen sus tiempos a 15, 20 o 30 minutos, ya que con facilidad pueden usarse medios de transporte como camionetas, motocicletas y bicicletas.

Con una inversión superior a los 269.5 millones de pesos, el Instituto de Infraestructura Carretera de Yucatán (Incay) ha construido este tipo de vías en los municipios de Maní, Santa Elena, Espita, Akil, Tekax, Peto, Oxkutzcab, Tzucacab, Ticul, Sacalum, Dzan, Tahdziú, Temozón, Samahil, Maxcanú, Muna y Tizimín.

En el 2012, la administración estatal logró cimentar 8.199 kilómetros; durante el 2013, los trabajos dieron como resultado un total de 113.245 kilómetros, y en 2015, se construyeron 19.387 kilómetros, mientras que en el primer semestre del presente, se han hecho 70.837 kilómetros.

Ante estas cifras, el director del Incay, Javier Osante Solís, está convencido de que estos caminos representan un antes y un después en la vida de los productores locales, ya que reflejan una mejor utilidad de sus cosechas y más oportunidades para sus hogares.

Por el momento, se ha cubierto el 70.6 por ciento de la meta fijada en el compromiso 47 del Gobernador, que contempla 300 kilómetros de dichas vías para generar un mayor ingreso económico, desarrollo en las áreas rurales y bienestar para las familias. (Boletín)