viernes, 22 de julio de 2016

00:19:00
CLEVELAND, Ohio, 22 de julio.– Durante su aceptación como candidato a la Presidencia de Estados Unidos durante el cuarto y último día de la Convención Nacional Republicana, Donald Trump reiteró que construirá un muro fronterizo para frenar la violencia y acabar con la trata de personas.

Al iniciar su discurso, recordó que obtuvo una votación histórica, a diferencia de su contrincante, la demócrata Hillary Clinton.

“La vamos a derrotar en noviembre”, afirmó.

Las situación, dijo, nunca cambiará con Clinton, por lo que urgió un cambio de liderazgo.

El candidato nominado a la Presidencia de Estados Unidos Donald Trump y su compañero de fórmula Mike Pence, gobernador de Indiana, con sus familias, al concluir la Convención Republicana en Cleveland, ayer 21 de julio. (Foto J. Scott Applewhite / AP)

Atribuyó a la ex Secretaria de Estado el avance del Estado Islámico y de las crisis de Irak y Libia; afirmó que reforzará las fronteras y protegerá al país contra el terrorismo.

Aseguró que millones de demócratas se unirán a su causa porque él va cambiar al sistema.

“Este es el legado de Hillary Clinton: muerte, destrucción y debilidad”, acusó.

El magnate se definió a como el candidato de la ley y el orden.

“Cuando jure mi cargo el año que viene, restauraré la ley y el orden en nuestro país”, prometió

Dijo que para derrotar al Estado Islámico, dijo, su país cuenta con un aliado: Israel. (Reforma)

****

CLEVELAND.- Donald Trump, al aceptar la candidatura presidencial de su partido, resaltó su compromiso de construir en muro a lo largo de la frontera con México, frenar la inmigración “ilegal” y renegociar -y hasta contemplar la anulación- del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Caracterizando la inmigración ilegal como una amenaza a “la ley y el orden” y al bienestar económico de trabajadores de este país, Trump prometió que a partir de su primer día en la Casa Blanca, “los estadunidenses despertarán en un país donde las leyes de Estados Unidos serán aplicadas”.

Afirmó que los estadunidenses “desean alivio de la inmigración descontrolada”, y rechazan la “amnistía masiva” propuesta por Hillary Clinton.

Subrayó que “décadas de inmigración” sin precedente han “producido salarios más bajos y desempleo más alto para nuestros ciudadanos, sobre todo trabajadores afroamericanos y latinos”, y prometió un sistema de inmigración “que funcione para el pueblo estadunidense”.

Alertó que cientos de miles de “inmigrantes ilegales” con historiales criminales están libres en las calles de este país esta noche “para amenazar a ciudadanos pacíficos”.

Dijo que el número de familias que han cruzado la frontera en lo que va del año supera el número total de 2015, y que algunos de estos inmigrantes ilegales han asesinado o matado en accidentes o cometido otros delitos contra “miles” de ciudadanos estadunidenses.

Fue interrumpido por coros de “construyan el muro, construyan el muro”.

Trump contó algunas de estas historias señalando que entre lo que más le ha afectado en esta campaña es escuchar a “madres y padres que han perdido sus hijos a manos de la violencia que se vierte a través de nuestra frontera”.

En este contexto, declaró: “vamos a construir un gran muro fronterizo para detener la inmigración ilegal, poner un alto a las bandas y la violencia, y parar las drogas que se vierten a nuestras comunidades”.

A la vez, prometió que impulsará una política de “comercio justo” que protegerá los empleos e intereses estadunidenses, recordando que esto ha sido una parte central de su campaña, y que esto incluye modificar el TLCAN, al cual caracterizó como “uno de los peores acuerdos económicos jamás hecho por nuestro país”.

Prometió que “se renegociarán totalmente acuerdos comerciales horribles con China y muchos otros. Eso incluye renegociar al TLCAN para lograr obtener un mejor acuerdo para Estados Unidos -y lo abandonaremos si no conseguimos el acuerdo que queremos”.

Recordó que el TLCAN fue firmado por Bill Clinton, y que Hillary Clinton ha apoyado “virtualmente cada acuerdo comercial que ha destruido nuestra clase media” incluyendo el TLCAN.

La retórica antimigrante de esta congregación nacional fue una constante durante esta semana.

Obviamente. la respuesta de la comunidad latina es recíproca: un sondeo de Fusion/Latino Decisions emitido esta semana registró que un 79 por ciento tiene una opinión desfavorable de Trump, con 83 por ciento diciendo que es un racista, y un 79 por ciento que es “peligroso”.

Aún más preocupante para los estrategas electorales republicanos es que Hillary Clinton goza del apoyo abrumador de los votantes latinos -76 por ciento contra sólo 14 por ciento para Trump- según una nueva encuesta de NBC News/Wall Street Journal.

Para varios líderes latinos, incluyendo algunos que son republicanos, Trump no es nada menos que el candidato presidencial más anti latino y más anti mexicano en la era moderna. (David Brooks / La Jornada)