sábado, 9 de julio de 2016

18:04:00
MÉRIDA, Yucatán, 9 de julio.- La señora de edad avanzada que hace unos días sufrió un ataque de perros rottweiler y pitbull es la propietaria de ambos canes, no un vecino del rumbo. Y viven con ella en la misma casa, desde cachorros.

Vecinos de la colonia Lázaro Cárdenas donde sucedieron los hechos, al oriente de la ciudad, precisaron que el ataque no ocurrió en la calle, como se informó en un principio, sino en el interior de su domicilio.

En días pasados se informó que una mujer de 80 años de edad fue atacada por dos perros, un pitbull y un rottweiler, en la calle 10 entre 57 y 57-A de la colonia Lázaro Cárdenas, sin conocerse los motivos.

Heridas infligidas a doña Rosa María Barbosa Cabrera por su rottweiler y su pitbull. (Más fotos en Facebook)

Según versiones de los vecinos que han tenido contacto con la afectada, el ataque sobrevino cuando doña Rosa María Barbosa Cabrera cargaba una mesa que cayó al suelo. Al parecer el fuerte ruido y su repentino movimiento al inclinarse para recogerla hicieron que uno de los perros reaccionara instintivamente y se abalanzara sobre su brazo estando ella inclinada.

El segundo perro, al ver la reacción de su compañero, se lanzó sobre el otro brazo y ambos forcejearon así con su dueña, que se encontraba postrada en el suelo, hasta que ésta logró que la soltaran.

Hubo un testigo de esos hechos: un empleado de una alquiladora que fue a recoger la mesa en cuestión, pero que permaneció afuera del área donde habitan los perros, en la parte trasera del predio, dividido por rejas.

“No entendemos qué fue lo que pasó. Son perros que han sido educados por doña Rosy y ella les ha dado mucho amor”, señaló un vecino en esa calle.

Comentaron que los perros no son maltratados, viven en buenas condiciones y tampoco permanecen amarrados. “Están en completa libertad en la parte trasera del predio”.

El legislador Francisco Torres Rivas, quien representa al Distrito Electoral donde se encuentra la colonia Lázaro Cárdenas, se puso en contacto con la familia de la señora lesionada para conocer sus condiciones de salud y ofrecerle apoyo en caso necesario.

Al parecer la salud de doña Rosa María evoluciona favorablemente y se encuentra fuera de peligro. Por el momento convalece en casa de una de sus hijas, informó una vecina. Ella tiene cinco hijos, aunque al momento del ataque no se encontraban en la casa.

En noviembre de 2015 dos perros de raza Pibull fueron ultimados a machetazos en el fraccionamiento Juan Pablo II, al poniente de Mérida. Los animales escaparon de su domicilio y un vecino los hirió con un machete pues, aseguró, iban a atacar a su hija y esposa.

Torres Rivas opinó que no se debe satanizar o discriminar a algunos perros por su raza, sino volver más responsables a sus dueños. “Es una gran responsabilidad poseer perros guardianes de este tipo y hay que evitar que otras personas sean perjudicadas”.

Dijo que los ciudadanos son libres de tener cualquier raza en sus domicilios, pero deben hacerse responsables de su adecuada educación para prevenir tragedias.

“Sin importar la raza, un perro siempre será lo que le enseñes”, enfatizó. Algunas razas en manos equivocadas podrían ser un arma y en este caso sus dueños serían los responsables de cualquier daño que puedan ocasionar.

Admitió que existen razas de perros de mucho temperamento, que una vez que inician un ataque es casi imposible detenerlos.

Sin embargo, es de llamar la atención el ataque en la colonia Lázaro Cárdenas porque su dueña les procuraba todos los cuidados y educación, según nos comentan los propios vecinos, dijo “Panchito” Torres.

El legislador pidió no comprar perros sólo por gusto si no van a recibir una adecuada educación y atención, así como recibir información suficiente sobre cómo mantener a razas especiales.

Las personas que tienen gusto por este tipo de perros deben conocer muy bien sus características y tener plena capacidad de saberlos controlar cuando se activa su instinto  de defensa, expuso.

Torres Rivas hizo también un llamado a la autoridad municipal, pues existe un reglamento sobre mascotas, pero al parecer es letra muerta para el Ayuntamiento. “Hacemos un llamado al Alcalde para que sea aplicado y no sucedan más casos qué lamentar”.

“Panchito” Torres tiene gusto por los animales: da cobijo en su casa a tres gatos y cuatro perros. Anteriormente ha promovido campañas de esterilización de mascotas para frenar la proliferación de animales callejeros.

Sin embargo, subraya que no se trata de sólo tener mascotas sin procurarles un entorno saludable y de cariño, para que no ocurran situaciones como en la colonia Lázaro Cárdenas, sobre todo cuando se trata de animales que requieren una atención especial. “Hay razas que no son para todos”, finalizó.