martes, 5 de julio de 2016

22:32:00
CIUDAD DE MÉXICO, 5 de julio.- Estados Unidos y México se necesitan el uno al otro porque “somos más fuertes juntos que separados”, afirmó la embajadora estadounidense Roberta Jacobson en la ceremonia de los 240 años de la independencia de su país.

En su discurso, consideró que, ante los cuestionamientos que han surgido en Estados Unidos respecto de la relación bilateral, “si alguien no logra ver las contribuciones de México en las corrientes de nuestra historia, es por desconocimiento. Si alguien en Estados Unidos habla de 'ellos contra nosotros', puede ser que no conozca muy bien a ninguno de los dos países”.

Frente a sus invitados especiales, aseguró que “una de nuestras bendiciones es el tener una frontera de tres mil kilómetros compartida con México”.

Roberta Jacobson, embajadora de EU en México, Claudia Ruiz Massieu y jóvenes dreamers. (Foto twitter Claudia Ruiz Massieu)

Al evento asistieron la canciller Claudia Ruiz Massieu; el subsecretario para América del Norte, Paulo Carreño King; el líder nacional del PAN, Ricardo Anaya; Luis Felipe Bravo Mena, Margarita Zavala, el empresario Carlos Slim, el premio Nobel de Química Mario Molina, entre otros.

Jacobson recordó su toma de protesta como embajadora de Estados Unidos ante el vicepresidente Joe Biden, y reafirmó hoy lo que dijo en esa ceremonia: “Si hubo algún momento en el que necesitáramos salir y promover los beneficios de esta relación, ese momento es ahora. Y si hubo algún momento en el que se pondría a prueba la fe que nos tenemos el uno al otro, ese momento es ahora”.

La diplomática inició su discurso con una broma sobre la tardanza de su confirmación en este cargo, el cual demoró aproximadamente 10 meses.

“Hubo momentos en los meses recientes en los que pensé que me tardaría 240 años en llegar aquí. Pero ya estoy frente a ustedes, y me siento orgullosa. México y este trabajo definitivamente valen la espera”.

Aseguró que los mexicanos y los mexicoamericanos han ayudado a construir el sueño americano tanto como lo hicieron los británicos, irlandeses, alemanes, judíos, chinos, japoneses, árabes y muchos otros más.

Recordó que 10% de la población de su país tiene lazos familiares con México, que más de un millón de estadounidenses viven en México y que el número aumenta, así como que más de 40 millones de personas visitan mutuamente los países a lo largo de un año.

“Si quiero ver una película de Hollywood ganadora del Óscar, hay una gran posibilidad de que haya sido dirigida por un mexicano. Si quiero ver esa película en mi televisión de pantalla plana, es probable que ésta haya sido hecha en México”, dijo la embajadora.

Refirió varios nombres de mexicanos que han dejado un legado en la historia de ambos países. Mario Molina descubrió los efectos negativos de ciertos elementos químicos en la capa de ozono mientras hacía trabajo de investigación en la Universidad de California.

“Ha de haber impresionado a alguien, pues tiene un premio Nobel y una condecoración presidencial de Estados Unidos otorgada por el presidente Obama en 2013”, comentó.

Recordó a los astronautas de la NASA, José Hernández, Ellen Ochoa y a Juan Felipe Herrera, hijo de trabajadores del campo migrantes en California se convirtió en el primer hispanoamericano en ser poeta laureado de los Estados Unidos.

Respecto a los números refirió que mil 600 millones de dólares es el comercio bilateral diario.

“La gente que se cuestiona qué significa esta relación para los Estados Unidos seguro ignora que le vendemos más a México que a Brasil, Rusia, India y China combinados”, dijo.

Refirió que una de sus pasiones por las que trabajará en México es el intercambio estudiantil entre ambos países.

“Pero ello requiere dinero, y nuestros dos gobiernos no pueden hacerlo solos. Les advierto a todos ustedes en la iniciativa privada: esta noche es sólo el principio de su dolor. Descubrirán que soy una recaudadora de fondos incansable cuando se trata de intercambios y pasantías para nuestros jóvenes.

Así es que disfruten de los antojitos y el tequila esta noche, ya que mañana pagarán”, bromeó.

Comentó que se siente orgullosa de estar con su esposo Jonathan en México, a donde llegarán en agosto sus hijos Gil y Daniel, con quienes espera compartir tanto como sea posible de este país en los próximos años. (Informador)