sábado, 30 de julio de 2016

17:39:00
Pedro Echeverría V.

1. El gobierno de México se ha mantenido muy poderoso, por ello sin golpe de Estado ha mantenido el poder de 1929 hasta 2016. Ha sido una clase política y empresarial asociada estrechamente con los EEUU que ha tenido sojuzgado a un pueblo que hoy es de 122 millones de habitantes. Han sido 87 años de dictadura de una clase social minoritaria de menos de medio millón de magnates que construyeron un país a su imagen y semejanza estableciendo sus leyes y medios de información para ejercer un control total que les garantice la feroz explotación y la brutal opresión. Por esa dominación se ha dicho que son águilas, pero se hacen bueyes.

2. Ta madre, un maestro preso político liberan de la cárcel cada 15 días o tres semanas, mientras los turisteros, hoteleros y banqueros gritan que están perdiendo miles de millones de pesos en sus negocios por operaciones que no hicieron por los bloqueos de carreteras y calles que hacen a diario los maestros de la CNTE. ¿Por qué carajos los ricos no le exigen al gobierno solucionar el problema que él mismo creó y sí aprovechan esos millonarios para calumniar a los trabajadores de educación? Obvio, esos multimillonarios y el gobierno son la misma sucia clase que se reparte la riqueza nacional y siempre unidos buscan destruir las luchas de los trabajadores.

3. El gobierno ha realizado más de 10 “mesas de diálogo” con la CNTE sin solución alguna; al parecer sólo se burla de los maestros que siguen creyendo en “la virgen de Guadalupe”, cuando tienen mil experiencia en este tipo de entretenimientos. Cuando dice el pinche gobierno que tal cosa “no está entre sus atribuciones solucionar”, todos los maestros decimos: “Como se hace buey este cuate o nos quiere ver la cara de tontos cuando todo México sabe que basta con una orden para que cualquier secretario, gobernador o lo que sea, corra para cumplirla de inmediato”. Un preso es liberado cada tres semanas cuando el gobierno ha detenido a más de 30 maestros.

4. Conociendo la realidad mexicana y comparándola con el cine y la televisión que se transmite en México, tengo la convicción de que los altos funcionarios de gobierno se hacen bueyes con algunos, pero con sus superiores e iguales los sirven de inmediato. Por ejemplo, si el famosísimo Chapo –papá y protector de funcionarios de gobierno y de empresarios en el narcotráfico- quisiera salir de la cárcel podría hacerlo fácilmente financiando parte de la campaña del candidato oficial. No olvido cuando el presidente Salinas reunió a 50 grandes empresarios y le pidió a cada uno 30 millones de pesos para la campaña presidencial del PRI. Muchos ofrecieron y dieron más.

5. La realidad es que los maestros no tienen que desbloquear carreteras, vías de ferrocarril o plazas comerciales por “buena voluntad” porque ésta no existe en el gobierno. Su firmeza en la lucha debe ser ejemplar. Parece un juego de ajedrez donde los únicos que pierden son los presos, los maestros cesados, los que aún no cobran y sobre todo los acampados que han dejado a sus familias. Por ello la única salida, el único camino para presionar, son los bloqueos totales y las grandes manifestaciones; pero con la experiencia de Nochixtlán y otros lugares, deben prepararse con palos y piedras para resistir. Basta ya que el gobierno nos siga viendo como si fuéramos tontos.

6. Si fuera uno de los comisionados de la CNTE me bastaba con dos reuniones para retirarme para que no me sigan viendo la cara. Hubiese permitido un pequeño discurso de puntos a tratar y de inmediato dos pequeños discursos, uno de la CNTE pidiendo libertad y otro argumentando el gobierno: 1. Libertad a los presos, 2. Abrogación de los ceses, 3. Pago de adeudos salariales y 4. Fin de órdenes judiciales. O, para resumir: abrogación de la Reforma Educativa Privatizadora y mesas de discusión de otra reforma educativa con especialistas, resultados de foros, etcétera. Dos mesas de tres horas habrían sido suficientes para arreglar todo.

7. Después de 56 años en este único oficio de toda mi vida: el de la agitación política de izquierda, como diría en los años 20 José Ingenieros, ya estoy hasta la madre de que me engañen, que crean que no los conozco cuando ya se hasta de qué morirán los enemigos de los trabajadores. Cuántos pinches Presidentes, secretarios de Gobernación y de Educación he conocido desde la criminal represión al movimiento Ferrocarrilero y el magisterial de 1958/59 que acompañé desde joven. Así que compañeros de la CNTE, este gobierno está en las orillas de irse al carajo, sólo hay que empujarlo con fuerza. (30/VII/16)