viernes, 15 de julio de 2016

11:18:00
ROMA, Italia, 15 de julio.- En Niza, 54 niños están hospitalizados. Dos murieron en el quirófano en la noche del ataque. Muchos otros "luchan entre la vida y la muerte", según las mismas fuentes del hospital pediátrico Lenval en Niza. Asimismo, la situación de caos se da también en el hospital para los adultos, el "Pasteur", que tiene la mayor carga de la atención a los supervivientes. Aquí, en la confusión, también han internado a varios menores. La mayoría están solos. No se sabe nada de los padres, si es que todavía están vivos.

Los deudos. (Más fotos en Facebook)

Son hasta ahora 84muertos, entre ellos diez niños y adolescentes. Hay 202 heridos. Sin embargo, el presidente francés, François Hollande, advierte: "Cincuenta heridos se encuentran entre la vida y la muerte, muchos niños, niños pequeños y muchos extranjeros." Se cuentan las víctimas de la matanza que, en Niza, convirtió el histórico Paseo de los Ingleses en un cementerio, en el día del orgullo francés, la fiesta del 14 de julio. Ayer por la noche, a las 22:30 horas, un terrorista utilizó un camión como un instrumento de muerte, condujo en zigzag entre la multitud, atropellando a los turistas y transeúntes que celebraban la Toma de la Bastilla. Recorrió cientos de metros, barriendo con todo y con todos. Y, dijo el fiscal antiterrorista François Molins, "disparó varias veces contra 3 policías que respondieron y acribillaron el camión, que luego recorrió otros 300 metros."

Entre los 84 muertos se estima que al menos 10 son niños y la muñeca de color rosa al lado de un cuerpo cubierto es una de las imágenes más desgarradoras de la matanza. Si bien la historia tiene un final feliz para el bebé de 8 meses de Madagascar que fue dejado solo en la agitación en su cochecito. Gracias también a las redes sociales, la tía que indagó inmediatamente por Facebook ha sido capaz de encontrarlo. "Algunas personas lo vieron y lo llevaron a su casa", aseguró la mujer. "Había muchos niños que se encontraban abandonados, paralizado por el miedo", dijo el propietario de un bar que acogió a muchas personas que huían.

"Mientras que Francia celebraba su fiesta nacional, la violencia ciega afectó al país en Niza, causando muchas víctimas, incluyendo niños", dijo Papa Francisco en un mensaje de condolencia enviado al Obispo de Niza. (Repubblica)