viernes, 15 de julio de 2016

16:25:00
ESTAMBUL, Turquía, 15 de julio.- El ejército turco asegura que tiene el control del país después de que haya tomado la televisión pública, el aeropuerto internacional Ataturk, infraestructuras básicas como los puentes sobre el Bósforo y el palacio presidencial. Sería un golpe de Estado en toda regla, como admitió el propio primer ministro Binali Yildirim en una comunicación en la que aseguró que se trata de un "grupo perteneciente a los militares". Los golpistas han tomado como rehén al jefe del Estado mayor, Hulusi Akar.

Por su parte, fuentes presidenciales han emitido un comunicado oficial en el que dicen que se trata de un "ataque contra la democracia turca". Señalando que "las fuerzas armadas han hecho un intento de derrocar al gobierno elegido democráticamente". Y añadiendo que la declaración de Golpe de Estado "no ha sido autorizada por el comando militar".

Temprano, unos inesperados movimientos de tropas en Ankara y el paso rasante de aviones militares sobre la capital crearon preocupación entre la población de la capital de Turquía, sin que se conozcan aún los motivos del despliegue militar.

Unos inesperados movimientos de tropas en Ankara y el paso rasante de aviones militares sobre la capital crearon a media tarde preocupación entre la población de la capital de Turquía. Horas más tarde, el primer ministro turco, Binali Yildirim confirmó un "intento de golpe de Estado" por parte de "un grupo de ejército turco". Añadió: "No lo vamos a permitir". El presidente Erdogan, en el poder desde 2003, se encuentra de vacaciones en la localidad turística de Bodrum y no ha hecho ninguna declaración sobre el incidente. La CNN de Turquía asegura que se encuentra a salvo.

El alcalde de Ankara pidió a sus conciudadanos, a través de las redes sociales, que salieran a las calles para protestar contra el golpe.

Los militares han emitido un comunicado en el que aseguran que han tomado el poder para proteger el orden democrático y mantener los derechos humanos en Turquía. Han añadido que se mantendrán todas las relaciones exteriores del país y la ley será la prioridad.

Según declararon algunos testigos a Efe, en la capital se escucharon incluso disparos cerca del cuartel del Estado Mayor. Además, varios militares han confiscado las armas de los policías que guardan el palacio presidencial. Los militares han tomado con tanques la televisión pública y el aeropuerto internacional Ataturk. Las redes sociales no funcionan y las líneas telefónicas están empezando a fallar. (LLUIS MIQUEL HURTADO / El Mundo / Repubblica)