sábado, 2 de julio de 2016

19:36:00
LA PAZ, Bolivia, 2 de julio.- El Ministerio Público de Bolivia llamará a declarar a Fernando del Rincón, presentador de la cadena estadounidense CNN, para que responda a algunas preguntas sobre un supuesto hijo del presidente Evo Morales.

"El Ministerio Público va a convocar a declarar a Fernando del Rincón. Esperamos que haya la voluntad de cooperar en el esclarecimiento de los hechos, siendo que ellos han tenido una participación a través de la entrevista a un supuesto niño que estaba suplantado", dijo el fiscal general Ramiro Guerrero, se informó el sábado. El fiscal aseguró que es para coadyuvar en la investigación del caso y no como acusado.

Evo Morales y Gabriela Zapata en el palco del Carnaval de Oruro 2015. (correodelsur.com)

Hace unos días en conferencia de prensa, Morales acusó a Del Rincón y a su medio informativo de conspirar contra él, ya que llegó a Bolivia para hablar con un niño que no era su hijo, por lo que cometió los delitos de asociación delictuosa, encubrimiento y complicidad en el caso de la expareja de Morales, Gabriela Zapata, exgerente de una empresa china que adjudicó contratos millonarios y quien está acusada de tráfico de influencias. El gobernante reconoció su relación con la joven y dijo haber tenido un hijo que falleció, según la denuncia del periodista Juan Carlos Valverde.

Pero Zapata hizo varias declaraciones ante la fiscalía y la prensa en mayo en las que primero aseguró que el niño vivía y que se presentaría a la prensa internacional. Un mes después negó esa versión y dijo que el niño había muerto.

Del Rincón respondió a Morales que él hizo una investigación periodística responsable, sin ningún afán de conspirar.

El caso de la expareja y el niño ha obstaculizado a Morales, quien perdió el referendo del 21 de febrero relacionado con la modificación de la Constitución Política del Estado (CPE) y una tercera relección. El caso estalló dos semanas antes de este referendo tras la denuncia de Valverde.

Morales aseguró que fue una guerra sucia de los medios opositores y las redes sociales. El vicepresidente Álvaro García recientemente calificó a los medios de comunicación de estar alineados a la derecha y pertenecer a una "mafia mediática-política" por el manejo de la denuncia de tráfico de influencias y enriquecimiento ilícito de la exnovia del presidente.

Poco antes, el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, calificó a los medios de un "cártel de la mentira".

Tras estas declaraciones, la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) expresó su preocupación por las acusaciones a autoridades del gobierno de Bolivia contra periodistas y medios mientras una periodista boliviana pide garantías a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

La organización internacional Reporteros Sin Fronteras (RSF) ha denunciado hostigamientos a la prensa por parte del gobierno de Evo Morales.

Presentador rechaza acusaciones

El periodista de la cadena de CNN Fernando del Rincón rechazó las acusaciones del presidente de Bolivia, Evo Morales, de participar en una supuesta “conspiración” para dañar su imagen con el caso que implica a su expareja, Gabriela Zapata, y a un niño que se intentó hacer pasar como hijo del gobernante.

Del Rincón sostuvo que en la investigación realizada en Bolivia sobre el supuesto hijo del mandatario y Zapata no encontró “los elementos suficientes”, ni evidencia física como una prueba de ADN, “para descartar o confirmar la existencia” del menor, según la respuesta del informador publicada hoy en la web de la cadena.

“En un acto responsable, ético, vertical y profesional, totalmente contrario a una conspiración, la decisión fue no transmitir los elementos de la misma (la investigación)”, añadió.

También defendió su derecho a informar sobre el tema como lo hicieron otros medios y añadió que, durante su estancia en Bolivia, solicitó una entrevista con Morales que no obtuvo respuesta.

El periodista salió así al paso de la acusación del mandatario de que él y la cadena internacional CNN fueron parte de una supuesta “conspiración” para dañar su imagen y que cometieron al menos cuatro delitos al entrevistar a un niño al que allegados a su exnovia intentaron hacer pasar como el hijo del gobernante.

Morales dijo el jueves que los delitos cometidos en este caso por el medio son “apología pública de un delito, asociación delictiva, encubrimiento y complicidad”.

A pesar de que la entrevista nunca se emitió, el Gobierno boliviano acusa a CNN de no desmentir la existencia del niño. (AP / EFE)