viernes, 15 de julio de 2016

11:39:00
BARCELONA / ROMA, 15 de julio.- Francia tardará mucho tiempo en olvidar el fatídico atentado en Niza de anoche que empañó de sangre la festividad del 14 de julio. Un hombre armado se adentró dos kilómetros sobre la multitud con un camión alquilado a 50 km/h. Atropelló y disparó a todo lo que pudo hasta matar a al menos 84 personas. Los heridos se cuentan por decenas. La policía logró abatirlo para poner fin a la masacre. Ahí fue fundamental el papel de una persona anónima que se abalanzó sobre el camión sin más armas que sus manos.

Policías y forenses junto al camión que embistió a la multitud en la celebración de la Toma de la Bastilla. (Eric Gaillard / Reuters)

“Una persona en medio de la multitud saltó sobre el camión para intentar detenerlo. En ese momento el resto de policías pudieron neutralizar al terrorista. El conductor disparaba contra las autoridades sin darles. Tampoco alcanzó a la persona que intentaba interceptarle. Nunca olvidaré la mirada de esa agente de policía que interceptó al asesino”, narra el diputado francés Eric Ciotti a la emisora de radio Europe 1.

En el vídeo que se adjunta en la noticia también se ve cómo al principio del atentado un motorista se lanza a las ruedas del camión para intentar detenerlo, sin éxito.

El motociclista intentó heroicamente detener la carrera del camión blanco antes de que embistiese a la multitud. Las imágenes fueron tomadas por un periodista alemán, Richard Gutjar, quien describió el incidente a la Agence France-Presse: "Yo estaba en la terraza, justo en el paseo de los Ingleses, y asistí a las celebraciones de pronto interrumpidas por la irrupción del camión que avanzaba lentamente. Entonces vi al motociclista que lo perseguía tratando de alcanzarlo e incluso de abrir la puerta. Pero no pudo y cayó, terminando bajo las ruedas del camión, que luego aceleró en zigzag. Durante los siguientes 20 segundos oí disparos de armas diferentes, pero no podría decir de dónde venían y contra quién".

Y luego el legislador se encontraba en el Paseo de los Ingleses presenciando la tragedia. Fue testigo directo de “una noche de terror y espanto”. Aunque el atentado en Niza podría haber sido mucho peor de no haber frenado el ataque a tiempo. El conductor iba girando el vehículo de lado a lado pasa causar el mayor daño posible.

Las autoridades francesas han identificado esta mañana al terrorista gracias a sus huellas dactilares. Se llamaba Mohamed Lahouaiej Bouhlel , tenía 31 años y era franco-tunecido. Dentro del camión se ha encontrado una granada inocua, una serie de armas de fuego falsas y su documento de identidad. (La Vanguardia / La Repubblica)