lunes, 4 de julio de 2016

23:30:00
CIUDAD DE MÉXICO, 4 de julio.- A más de un año de ausencia en la escena pública, incluso del país, Marcelo Ebrard, exjefe de gobierno capitalino, tiene en su contra una orden de embargo por 67 mil 290 pesos, generada por un juicio civil que promovió contra autoridades de la Iglesia católica en 2010 y que aún está pendiente por resolverse.

De acuerdo con una nota del diario Reforma, el 13 de noviembre de 2015 el juez Décimo Primero de lo Civil en Zapopan, Jalisco, emitió la sentencia del juicio civil ordinario 1115/2010 en contra del exmandatario local.

“Se ordena proceder a la ejecución forzosa, en consecuencia requiérase a la parte actora por conducto del secretario ejecutor por el pago de la cantidad de $67,290.00… condenada en sentencia interlocutoria dictada en actuaciones y que se encuentra líquida.


“En caso de no hacer el pago en el momento de la diligencia, embárguesele bienes de propiedad suficiente para garantizar el pago de la cantidades condenadas”, afirma el diario.

Según el reporte, si Ebrard Casaubón no paga esa cantidad, “la orden es romper las cerraduras de su domicilio en Plaza Río de Janeiro 46, colonia Roma, incluso con ayuda de la fuerza pública, para embargar bienes que cubran el monto”.

No obstante, se sabe que desde hace casi un año el exjefe de gobierno no vive en el país, sino presumiblemente en Francia.

La sentencia contra el llamado “mejor alcalde del mundo 2010” se originó justo en agosto de ese mismo año, cuando el cardenal de Guadalajara Juan Sandoval Íñiguez lo acusó de “maicear” –o sobornar– a los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), quienes declararon constitucional el matrimonio y la adopción entre personas del mismo sexo, una de las iniciativas más reconocidas de su gobierno en la ciudad.

“También no dudo que estén muy maiceados, desde luego por Ebrard, deben estar bien maiceados, y por los organismos internacionales”, declaró entonces el jerarca católico

Además, el vocero del Arzobispado de México, Hugo Valdemar, lo acusó de tener “vocación fascista” y ser autor del “atentado contra la familia” y de dañar a México más que el narcotráfico.

Con su conocido tono, Marcelo Ebrard exigió a ambos que se retractaran de sus dichos y ofrecieran una disculpa pública porque, dijo, no tenían pruebas para confirmarlos.

“Es evidente que no tiene tales pruebas y anticipo que el juicio va a concluir en que él se va a tener que disculpar públicamente… Los cardenales o prelados de la Iglesia no gozan de fuero por encima de la ley”, declaró.

Para el 19 de agosto siguiente, Ebrard Casaubón pasó del dicho a la demanda civil por “daño moral” hacia su persona, además de que pidió multarlos y que se hicieran cargo de los gastos del juicio que de él se derivaran.

El juicio se demoró debido a que jueces de la Ciudad de México y de Jalisco se peleaban por llevar el caso. Al final el litigio se quedó en el Tribunal Colegiado de Jalisco y aunque los abogados del exmandatario pidieron a la Corte atraer el caso, la Primera Sala desechó la solicitud.

Cinco años después, el 13 de noviembre de 2015, el juez Décimo Primero de lo Civil en Zapopan ordenó pagar los gastos generados por el juicio.

Luego del escándalo por las irregularidades en la construcción y operación de la Línea 12 del Metro –que estalló al inicio de la administración de Miguel Ángel Mancera–, el exjefe de gobierno salió del país y se sabe que ha estado en París, Francia, donde vive uno de sus hermanos.

Según Reforma, el exaspirante a la candidatura presidencial mantiene tareas con integrantes de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), donde fue presidente de la Red Global de Ciudades Seguras. Tal actividad, agrega el diario, lo mantiene de viaje entre Europa, Sudamérica y Estados Unidos.

No hay notificación de embargo

Ricardo Sánchez Arellano, uno de los abogados de Ebrard Casaubón, aclaró que el juicio por daño moral no se ha perdido, sino que está pendiente su resolución, además de que no han recibido notificación alguna de la orden de embargo mencionada y que, de realizarse, se promoverían los recursos legales conforme a derecho.

En una nota informativa enviada a esta agencia, aclaró que la representación del exfuncionario interpuso la demanda de daño moral en los juzgados del entonces Distrito Federal.

Ante ello, el cardenal Sandoval “se inconformó con la radicación del juicio en esta ciudad por lo que se inició una controversia para definir cuál sería el juzgado competente. Después de más de dos años el juicio fue radicado en el juzgado Décimo Primero de lo Civil en Zapopan, Jalisco, estado del cual es oriundo el cardenal”.

Tiempo después de la radicación en el juzgado de Jalisco –aclaró– el juez 11º emitió un acuerdo en el que decretó “la caducidad de la instancia, extinguiendo el juicio y dejando sin efectos todos los actos procesales, es decir, nunca entró al fondo de la asunto: nunca se resolvió el litigio y por tal motivo tampoco se emitió ninguna sentencia en contra del licenciado Marcelo Ebrard, por lo que queda claro que nunca se perdió ningún juicio”.

Sin embargo, el juez de Zapopan determinó que la parte actora –es decir, Ebrard– realizara el pago de costas judiciales. Según Sánchez Arellano, esa decisión es “incorrecta”.

Además, detalló que a la fecha, la representación legal del exjefe de gobierno no ha recibido ninguna notificación, ni requerimiento legal alguno.

“Por lo cual sería improcedente que se realizara algún embargo, sin cumplir con los requerimientos que se exigen  para este tipo de actos y en el supuesto de que se llegare a presentar esta situación se promoverán los recursos legales a que tenemos derecho”, dijo.

Por último, aclaró que “actualmente el expediente se encuentra en Jalisco y no existe ningún exhorto que se encuentre en trámite en los juzgados de esta Ciudad de México, por lo que resulta totalmente improcedente cualquier embargo de bienes”. (apro / Milenio)