sábado, 23 de julio de 2016

16:29:00
MOSCÚ / WASHINGTON D.C., 23 de julio.- Los sucesos en Múnich coincidieron exactamente con el quinto aniversario del doble atentado de Anders Breivik perpetrado en la capital de Noruega y la isla de Ütoya, que dejó un total de 77 muertos. Hay un "vínculo obvio", dijo el jefe de la Policía local, citado por 'Bild'.

El diario explicó este vínculo por el paralelismo en la manera de atraer (y engañar) a las víctimas al lugar de la masacre. Breivik apareció en Ütoya vestido de policía y reclamó la atención de los jóvenes que se encontraban allí para informarlos sobre el ataque que se había producido en Oslo y que lo mejor era permanecer en la isla. Lo que no sabían los convocados era que fue él quien había perpetrado aquel ataque y que usaría su fusil para dispararles a discreción.

Anders Breivik. La inspiración.

Asimismo Ali David Sonboly, quien ha sido identificado como el autor del ataque múltiple en Alemania, creó un perfil falso en Facebook, haciéndose pasar por una chica, para convocar a sus víctimas potenciales a un restaurante de la cadena McDonalds en Múnich con la promesa de invitarlos a comer.

Primeramente la Policía calificó el tiroteo como un "ataque terrorista". Después de la fuga del atacante armado del centro comercial, las autoridades advirtieron que sobre la ciudad se cernía una "seria amenaza terrorista".

Sin embargo, este sábado los investigadores señalaron que el atacante posiblemente estaba "trastornado" y había acudido a un consultorio siquiátrico por depresión, informa 'The Telegraph'. El ataque puede ser calificado de una "conducta violenta clásica" y no terrorismo. Los registros realizados no han permitido establecer ningún vínculo del atacante con el Estado Islámico.

El oficial dijo en la rueda de prensa que los inspectores hallaron un libro sobre ataques con armas de fuego en el dormitorio de Sonboly. No se descarta que el joven, quien cometió la masacre el mismo día en que Brevik ultimó a decenas de menores cinco años atrás, haya estudiado su 'modus operandi'.

No obstante, el agresor carecía de antecedentes y los cuerpos de seguridad no tenían constancia de sus opiniones derechistas antes de la masacre de este viernes.

Al menos diez personas han muerto como consecuencia del tiroteo registrado en uno de los mayores centros comerciales de Baviera y las calles de Múnich. También hay al menos 21 heridos. La Policía local ha confirmado que el tiroteo empezó en un restaurante de comida rápida. (rt.com)