jueves, 28 de julio de 2016

21:28:00
BERLÍN, Alemania, 28 de julio.- La canciller alemana, Angela Merkel, defendió hoy su política de brazos abiertos hacia los refugiados ante las críticas que se multiplicaron después de los atentados que sacudieron el país en los últimos días, dos de los cuales tuvieron como autores a solicitantes de asilo político.

"Lo lograremos", dijo Merkel ante la prensa en Berlín, repitiendo la emblemática frase con que llamó hace justamente un año a sus compatriotas a recibir a cientos de miles de refugiados que llegaban del Medio Oriente y África.

Merkel. München. Ansbach. (AP)

"Hace once meses no dije que fuera a ser algo fácil que pudiésemos solucionar al paso", aclaró Merkel en su conferencia anual de prensa, que adelantó por los ataques violentos que golpearon estos días el país.

"Pero hoy como entonces estoy convencida de que lo conseguiremos, de que lograremos estar a la altura (...) de nuestra tarea histórica", reiteró la mandataria, quien interrumpió sus vacaciones debido a los sucesos violentos.

La jefa de gobierno alemana se mostró confiada en que Alemania podrá lidiar con lo que llamó un "un nuevo desafío que se puede describir con la palabra terrorismo islamista".

Merkel condenó los ataques de Wurzburgo y Ansbach a cargo de refugiados radicalizados que calificó de "terrorismo islamista".

"Estos atentados son horrorosos, oprimentes y deprimentes", dijo la mandataria. "Los hechos suceden en lugares en los que cualquiera de nosotros pudiera estar", agregó.

Al mismo tiempo, aseguró a los alemanes que las autoridades harán todo lo posible para esclarecer "estos hechos bárbaros".

Para ello presentó un catálogo de nueve puntos que incluyen facilitar la deportación de personas a quienes se denegó la solicitud de asilo, un "sistema de alerta temprana" para identificar y prevenir la radicalización de refugiados y la intervención del ejército en operaciones antiterroristas dentro del país, algo que hasta ahora no permite la Constitución.

Alemania fue sacudida por una serie de ataques violentos desde el 18 de julio. Uno con hacha y cuchillo en un tren regional en Baviera y un atentado suicida con bomba en la localidad bávara de Ansbach fueron perpetrados por solicitantes de asilo presuntamente vinculados a la milicia terrorista Estado Islámico (EI). (La Nación / Spiegel)