domingo, 3 de julio de 2016

16:22:00
Pedro Echeverría V.

1. Según nuestro exalumno del CCH, “el Ímaz”, el presidente Peña Nieto quedó desbalanceado en la cumbre del TLC realizada en Canadá al criticar duramente a los maestros de México y reiterarle el joven presidente de Canadá Trudeau, que él es maestro; pero más cuando después de criticar Peña el populismo, Obama fue implacable; “Comenzó por recomendar recurrir a un diccionario para acceder a una definición de populismo; enlistó sus preocupaciones por la desigualdad, la injusticia y la impunidad y remató con una demoledora afirmación: "Supongo que eso me hace ser un populista". Por si fuera poco, avanzó aún más al advertir que el calificativo de populista se lo gana quien "ha luchado por defender a los trabajadores y ampliar oportunidades para más personas"”.

El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, flanqueado por el subsecretario de Derechos Humanos, Roberto Campa Cifrián, y Guillermo Lerdo de Tejada Servitje, el coordinador de asesores.

2. Seguramente los asesores de Osorio Chong –secretario de Gobernación- ante esas críticas demoledoras a su presidente en Canadá, decidieron aconsejarle a Chong que no invadiera, que no desalojara, que dejara de amenazar a la CNTE y los bloqueos porque le estaba resultando contraproducente a nivel nacional e internacional por el crecimiento de apoyos a los maestros. Por las retadoras declaraciones de Chong se esperaba una nueva represión brutal contra los plantonistas el viernes o el sábado, pero no sucedió porque repensó que entonces no habría duda en todo el país de su carácter fascista. Después del desprestigio del gobierno en Tlatlaya, Ayotzinapa, Nochixtlán, otro golpe parecido llevaría quizá a defenderse con armas a decenas de miles de campesinos.

3. Después de los gobiernos panistas asesinos y medio idiotas de Fox y Calderón, pensé que ya no podría haber uno peor, sobre todo cuando se anunciaba un “nuevo PRI”. A pesar de tener la convicción de que todos los gobiernos sirven incondicionalmente a los intereses de la gran burguesía y el imperialismo y por ello hay que oponerse a ellos sin hacer concesiones, siempre espero una semana o dos para ver cómo se mueven y escuchar el tono de su voz. De Fox y Calderón no tuve la menor duda porque representaban a la derecha recalcitrante: sabía que eran gobiernos de empresarios y para los empresarios (como textualmente dijo Fox), pero pensé que el PRI –con la experiencia funesta del PAN- buscaría gobernar guardando formas. Fue peor que lo mismo.

4. Después que el secretario de Educación Jaime Torres Bodet en 1943 cambió el artículo tercero cardenista de “socialista” a “institucional” y creó el Sindicato (SNTE), todos los secretarios de Educación (Gual, Ceniceros, Torres Bodet, Yáñez, Bravo Ahuja) duraron cada quien, todo el sexenio. A partir de López Portillo (1976/82), por aquello del petróleo, la devaluación y la nacionalización, hubo cuatro secretarios de Educación (Muñoz Ledo, Solana, Reyes Heroles y González Avelar) y en el sexenio de Salinas otros cuatro (Bartlett, Zedillo, Solana y Pescador); para cerrar con Alzati y Limón durante el sexenio de Zedillo. Basta con ver esos cambios para advertir que la educación estaba de cabeza; que ni a presidentes ni secretarios interesaba un comino.

5. En el sexenio de Fox empeoró la situación porque se nombró a Reyes Tamés que nunca abrió la boca por ser un perfecto ignorante; y con Calderón estuvieron tres: Vázquez Mota y Lujambio, que buscaron la Presidencia y Córdova que buscó una Gubernatura. Los tres, como los ocho de Salinas y Zedillo, fueron perfectamente ignorantes y manejados por la fuerza y la experiencia de la líder sindical del SNTE, Esther Gordillo. Dentro eso contexto de desplome educativo (según datos de la OCDE) Peña nombró a dos plenos ignorantes en Educación: A Chuayffet del grupo Atlacomulco y a su secretario privado, Nuño, que se han encargado  de destruir lo poco unitario que quedaba en Educación. Chuayffet se retiró en agosto de 2015 y Nuño está a punto de renunciar.

6. Debe aplaudir Osorio que no lo dejaron desbarrancarse más hasta hundirse en el lodo, por sus asesores que han estado más atentos al rápido crecimiento de las protestas y exigencias de renuncias de Nuño, Osorio y Peña. Ahora en la CNTE contabilizamos ya 12 estados fuertes en la protesta social de varios sectores encabezados por los maestros. No cantamos victoria, pero sí estamos contento por las declaraciones varias de padres de familia dispuestos a defender a sus maestros. Ese comportamiento de los padres nos re-educa porque nos hace comprender que los maestros tenemos que integrarnos más con el pueblo que, aunque carezca de escolaridad, posee los grados más altos en educación, bondad y solidaridad. (3/VII/16)