miércoles, 27 de julio de 2016

20:30:00
José Repetto

Falta de objetividad, poca o nula cortesía hacia sus colegas y en general, aires inmerecidos de grandeza y una baja calidad humana son algunos de los vicios que afectan a ciertos y ruidosos elementos del medio periodístico en Yucatán, varios de los cuales encajan, al replicar alguna o varias de estas conductas, en la categoría de "nefastos".

"Perro no come perro", reza un viejo y ya obsoleto refrán, pero uno de los objetivos de este portal es romper con los esquemas tradicionales y presentar perspectivas y opiniones que hace 20 o incluso 10 años parecerían impensables en el medio.

Éstos son, en opinión de quien escribe, algunos de los más grandes faroles y personajes más nefastos del periodismo en Yucatán:

Guillermo Barrera Fernández ("el cerdo Barrera") trabajó como sirviente de los Laviada y sus subordinados reportero en Artículo 7, otrora semanario impreso que fuera fundado por el ex gobernador Patricio Patrón Laviada y su primo Hugo Laviada Molina, tiempo durante el cual fue acusado de amenazar a una diputada, entre otras situaciones. Esperaba entrar al Ayuntamiento de Mérida con Renán Barrera Concha pero le ofrecieron un cargo y salario acorde a su gris, triste, olvidable y mediocre trayectoria, por lo cual se volteó contra el PAN. Quemado en todos lados, conocido como siempre gato y nunca jefe, ahora se dedica a atacar vía Facebook, pues ni siquiera tiene un portal propio salvo el blog "Panorama Emierditense Emeritense". También es el hazmerreír de la comunidad artística en Yucatán pues se aferra al único logro de su vida: un premio municipal de poesía hace casi 20 años.

José Vargas Braga trabaja en Milenio Novedades (antes era empleado de Por Esto!). Ha logrado caerle mal a numerosas personas por sus provocaciones en grupos de WhatsApp, mientras que a la primera que le dicen algo se pone de sensible, amenaza y hasta intenta agredir, para luego ir a esconderse a las faldas de su jefe en las oficinas de Milenio. A pesar de ser fotógrafo de sociales va con apariencia andrajosa a los eventos, al grado de que hace unos meses no lo querían dejar pasar a conocido bar del norte de la ciudad, hecho que un lector demostró con una fotografía. Al parecer es muy ligera su carga laboral en el periódico, pues tiene un estudio fotográfico por la zona centro de la ciudad. Es protegido de un tal Manuel Escalante.

Martha Chan tuvo un pleito muy visible y comentado en Twitter hace algunos meses con una dependencia, cuyo origen exacto se desconoce y es motivo de leyendas urbanas pues los tweets ya han desaparecido. Es conocida por su mezquindad, pues es el tipo de persona que al llegar a un lugar saluda a todos los presentes individualmente excepto a quien, por motivos que sólo ella conoce y no dice de frente, le caiga mal. Nos comentan varias personas que este artículo la dejó muy sentida junto con su grupo de amigos, lo cual nos tiene sin cuidado pues no nos mantienen ni nada. Sin embargo, existe el derecho de réplica.

Carlos de la Cruz es un fotógrafo del Diario de Yucatán que siempre se está riendo por algún chiste en su cabeza. No le importa obstaculizar a los demás y arruinar sus tomas durante los eventos, pues siente que su trabajo es más importante que el de otros medios. Sin embargo, no es el único empleado de Megamedia que peca en este rubro. No tiene presente que el Didy ha descartado como basura a gente mucho más importante que él, incluso a familiares de los Menéndez.

Freddy Heredia Durán alias "la Frida" y "la Papaya" escribe chismes para un rotativo local, en ocasiones ciertos, la mayoría de los cuales conoce gracias a que fue militante panista. Ha asesorado y dado la espalda a su conveniencia a igual número de políticos. Ha estado detrás de guerras sucias. Se siente un político más en los informes y cierres de campaña, pues va enguayaberado como burócrata, se toma selfies y se ríe como si estuviera en su fiesta de 15 años. No se vislumbra un premio estatal, municipal ni tan siquiera patito en su futuro. Muy triste su caso.

Noemí Rodríguez es una locutora que se ha ganado la antipatía de varios al posesionarse de computadoras en las salas de prensa. Se le describe, por éste y otros hechos, como egoísta y poco solidaria.

Para acabar esta lista mencionamos el caso de Renán Valencia Ruiz, a quien muy rara vez se le ve cubriendo ningún evento o haciendo entrevistas, siendo las contadas veces que las hace sobre cuestiones empresariales que a pocos interesan, pues a pesar de ser un "rebelde" en Facebook nunca se le ha visto incomodar a un funcionario de frente. Sin embargo tacha a prácticamente todos sus demás colegas de "vendidos" y "chayoteros", pues al parecer no comprende que la gente cobra por su trabajo ya que, a diferencia de él, pocos tienen la fortuna de que sus padres los mantengan y pongan casa. Actualmente es un asalariado en una revista de bajo alcance, de ésas que acaban en las salas de espera de consultorios médicos.

Tras ésta y otra publicación donde se le menciona, Renancito nos amenazó públicamente con violencia, lo cual demuestra su bajo o nulo nivel pues se supone nuestra arma es la palabra, y da palmadas a un servidor cada que nos topamos en un evento. No sabemos si eso también es una amenaza o una especie de propuesta indecorosa. Si es lo primero no nos asusta, si es lo segundo, not interested.

Sabemos le duele que se publiquen los escritos de un servidor en una revista impresa, pues su envidia lo ha llevado a quejarse abiertamente de este hecho junto con Armando Torre Puerco, José Manuel Lueje y otros seudo integrantes de la "sociedad civil organizada".


(Actualizado el viernes 14 de octubre de 2016)