martes, 21 de junio de 2016

19:24:00
OAXACA, 21 de junio.- La cifra de muertos por el enfrentamiento de policías federales y estatales contra miembros y simpatizantes de la CNTE en una carretera de Nochixtlán, Oaxaca, aumentó a nueve.

Este martes fue enterrado el cuerpo de Azarel Galán Mendoza, de 17 años de edad.

De acuerdo con los testimonios, el joven se encontraba en un taller mecánico, propiedad de su padre, que se ubica sobre la carretera internacional a la altura de Viguera.

"No se trata de ningún delincuente, él iba pasando, estaba en el taller", narró su padre en el velorio, efectuado en el domicilio familiar, en Santa Rosa.

Velorio de Azarel Galán Mendoza. (Reforma)

Sin embargo, la Fiscalía General del Estado afirmó que al joven le explotó un cohetón en la mano, lo que provocó el desprendimiento de una lámina que estaba cerca, la cual le cortó a la altura de la ingle.

La necropsia determinó que la causa de muerte fue choque hipovolémico por hemorragia interna.

Hasta ayer, de manera oficial, el Gobierno federal y del Estado dieron a conocer que en la trifulca de Nochixtlán y en una balacera en Juchitán fallecieron ocho personas.

De acuerdo con el Fiscal General del Estado, Joaquín Carrillo Ruiz, ninguno de los fallecidos era maestro de la CNTE.

"No están contando todos los muertos, hay víctimas colaterales que no han sido contabilizadas", dijo otro familiar de Azarel.

En el velorio, los familiares pidieron a los maestros de la CNTE que acudieron a respaldar a los padres del joven que se retiraran.

"Quiero enterrar a mi hijo de manera privada, les agradezco, por favor, retírense todos", les dijo la madre del fallecido.

Sólo un sacerdote acompañó a la familia.

Hace un par de horas el Secretario del Trabajo de Oaxaca, Daniel Gutiérrez Gutiérrez, renunció a su cargo en protesta por el desalojo violento suscitado el domingo en Nochixtlán. (Tabasco Hoy)