martes, 21 de junio de 2016

14:05:00
Por los hechos sangrientos de Nochixtlán se activa la participación ciudadana en favor de la CNTE

Jesús Solís Alpuche

En el mitin de rechazo y condena a la violencia y muerte en Nochixtlán, Oaxaca, realizado ayer en Mérida, Yuc., dije que la crisis política, económica y social en que la clase política neoliberal nos ha metido a todo el país, es evidente la intervención del crimen organizado, pues tanto en Ayotzinapa como en Nochixtla, se atribuye a grupos ajenos a la policía, quienes provocaron las acciones que recrudecieron, secuestraron y mataron con armas de fuego, “cuando la policía no las cargaba”.


En un evento que por primera vez participan representantes de organizaciones de la sociedad civil, ciudadanos y jóvenes con indignadas opiniones en contra del gobierno, por no aceptar más diálogo que el del embudo y que ha tomado acciones represivas cada vez más violentas, advertí la posible intervención del crimen organizado que complica los procesos al margen, o en alianza con grupos políticos que de facto, les conviene la confrontación sangrienta para endurecer la estructura del sistema, o simplemente para reacomodarse en sus posiciones dentro del sistema, lo cual es un grave error político, puesto la violencia es reactiva y no dejará de pasarnos la factura a todos en Estado Nación que ya está a punto de desaparecer.

La violencia crece y se reproduce en las acciones. Héctor Aguilar Pantoja mencionó el exceso en el caso resiente de Chablecal, en nuestro Estado que es eminentemente pacífico. Los representantes exponentes de padres de familia, obreros, campesinos, estudiantes y maestros, responsabilizaron al gobierno de la crisis en que se haya el modelo de desarrollo que buscan de imponer. Una maestra comparó Nochixtla con Tlatelolco cuando el 2 de octubre, militares con un guante blanco que años después se supo que era “el Batallón Olimpia” disparó desde el edificio Chihuahua contra los militares que reaccionaron en contra de los estudiantes y maestros que pacíficamente se minifestaban contra la represión.

El resultado fue que cerca de 2 mil estudiantes y pueblo en general fue masacrado, docenas desaparecido, una Olimpiada mediocre, y una candidatura del PRI (Luis Echeverría) en conflicto con el presidente Diaz Ordaz, de salida.

Hoy la crisis política en que la clase política y sus reformas neoliberales nos han metido nos lleva más allá de la lucha de clases. Nos es sólo entre ricos y pobres o entre patrones y trabajadores… ¡No! El nuevo modelo no sólo está proletarizando a todo México, sino que está lumpenproletarizando a amplios sectores que no ven otra forma de buscar ingresos que en el crimen organizado o en las fuerzas armadas. Esto porque México es uno de los nueve países emergentes catalogados con alta desigualdad en la distribución de la riqueza. El 64% de la riqueza en el país la posee 10% de la población más acaudalada, según el Reporte Global de Riqueza elaborado por Credit Suisse.

En los últimos 14 años, la concentración de la riqueza en el decil estadistico más alto de la población se redujo de un 69% a un 64%, detalla el informe. La falta de trasparencia y abusos del poder político y económico hicieron que 4 multimillonarios obtuvieran de 2002 a 2014, un aumento del 2 al 9 % del producto interno bruto del país. (Oxfam)

Pero los mexicanos más ricos que acumulan esta riqueza son Carlos Slim, Alberto Bailleres German Larrea, Emilio Azcárraga, Carlos Hank Rhon, Alfredo Harp Helú, Roberto Hernández, María Asunsión Aramburozavala Larregui (dueña de la cervecería Modelo de México) y el Chapo Guzmán. http://eleconomista.com.mx/inventario/2012/03/08/solo-mexico-52-millones-pobres-vs-11-millonarios

El monopolio de esta riqueza les permite imponer los nuevos valores tanto culturales como políticos y sociales, a su vez a la clase política en el poder a nombre del Estado.

Así es como las sucesivas legislaturas a su servicio han venido arrebatando garantías sociales y derechos, y determinando legalmente salarios de hambre y desempleo mediante liquidación de trabajadores, tanto de las empresas como de la burocracia. Nunca va a legislar por mejores salarios y servicios públicos, al contrario, sólo aprobarán programas asistenciales, leyes en contra de la obesidad, contra los alimentos chatarra y matrimonios igualitarios.

El Pacto social que representaba nuestra Carta Magna firmada en 1917, está siendo asesinado a nuestros ojos. El Estado nación que debería garantizar el equilibrio, justo y digno entre las clases sociales, económicamente antagónicas, ya no existe. El Estado que debería regir el equilibrio social de carácter capitalista de la democracia burguesa, ha renunciado a su papel rector, para transformarse en sirviente de las oligarquías.

Por esa razón es importante resaltar y denunciar la estrategia del terrorismo de Estado. Táctica que se pusieron en práctica el 2 de octubre en Tlatelolco, los Halcones el 10 de Junio, Aguas Blancas, Atenco, Tlatlaya, Ayotzinapa y hoy Nochixtlán, Oaxaca, en donde el gobierno niega su responsabilidad, no obstante se le está demostrando con video y fotografía que la policía fue quien realizó la masacre, provocada tácticamente por sus agentes probables del crimen organizado.

El capitalismo en crisis está en su etapa más feroz y violenta. Pero dentro del pueblo de México hemos echado a andar el poder del amor, y la solidaridas que es poder de liberación, contra el amor al poder. Amor al poder de dominación y corrupción capitalista. chantzacan@hotmail.com