lunes, 27 de junio de 2016

18:10:00
Pedro Echeverría V.

1. Cuando el presidente Calderón buscaba aprobar una ley minutos antes del fin de su mandato en 2012, el economista Videgaray le dijo que las leyes se aprobaban al principio de sexenio y no al final. Por ello en los primeros días del gobierno del presidente Peña lo primero que hizo fue firmar –mediante jugosas dádivas- el “Pacto por México” con el PRI, PAN, PRD e inmediatamente ponerse a aprobar los que se llamó las 13 “reformas estructurales” prácticamente sin reflexión o análisis alguno porque había que aprobarlas como pan caliente. Los empresarios aplaudieron esas “reformas” porque intervinieron en su elaboración.

2. Peña impuso como secretario de Educación al viejo carcamán, exsecretario de Gobernación, Emilio Chuayffet; muy ignorante en los asuntos educativos, pero muy ducho en asuntos policiacos y en perseguir a zapatistas chiapanecos. Comenzó –por órdenes de Peña Nieto- encarcelando a la líder del sindicato (el SNTE) Esther Gordillo porque dio algunos signos de indisciplina; pensó que con ello recibiría el aplauso de la CNTE, pero le falló porque éstos vieron que era un simple juego entre priístas, un pleito donde la corrupción siempre ha estado presente. Entonces amenazaron a los subordinados de Gordillo de meterlos a la cárcel si no obedecía al gobierno de Peña.

3. Apareció entonces el discurso Peña/Chuayffet reclamando el control de la educación que el gobierno había perdido. Se acusaba a la Coordinadora (la CNTE) de todo: venta de plazas, privilegios, de todo lo malo y fraudulento que nunca hizo, pero que desde hace 50 años venían haciendo el gobierno y los líderes espurios o charros que siempre tuvieron gobierno y autoridad. La CNTE jamás tuvo nada para hacer cualquier maniobra gubernamental; pero eso sí, desde 1979 había estado acrecentando una fuerza sindical y política denunciando precisamente esa inmensa corrupción en la que siempre estaban enlodados gobierno y líderes oficiales.

4. ¿Contra qué nació acaso la Coordinadora hace 36 años sino fue para denunciar al PRI, al gobierno, a los líderes espurios del Sindicato que siempre recibían diputaciones, senadurías, gubernaturas y demás cargos del PRI? Chuayffet ya muy vejete para enfrentar a los maestros se cansó y renunció para dar paso a un joven “hijo de papi rico” con estudios escolares universitarios, pero profundamente ignorante el problemas educativos. Por ello alguien ha dicho que el capitalismo te ofrece escuelas, calificaciones, títulos, papeles, credenciales, conocimientos librescos; pero no educación, experiencia, espíritu de solidaridad, honestidad, realidad de vida.

5. El niño Nuño, hijo de papi, está a punto de renunciar a la SEP porque por todos lados se ha pedido su salida inmediata. El viejo Chuayffet confrontó y cometió muchas tonterías en sus declaraciones, pero este Nuño hijo de papi, ya nadie puede verlo sin lanzarle un desprecio. Por sus acciones: ha cesado a más de cinco mil maestros por negarse a participar en “su” evaluación, ha despedido a maestros por faltar a clases en días de protesta, ha encarcelado a maestros por salir a la calle a protestar, ha inventado argumentos racistas contra maestros, ha descontado a muchos miles de maestros, etcétera.

6. Si el gobierno quiere frenar las movilizaciones que cada día crecen más en número de participantes y en ciudades y poblaciones, debe ordenar que las cosas regresen a como estaban antes de que se empiece a aplicar la reforma. Y si se quiere lograr avances, Aurelio Nuño debe renunciar y encargar la Reforma Educativa a un comisión de expertos encabezados por Pérez Rocha, González Casanova, Hernández Navarro, González Ruiz y los asesores que ellos nombren, prohibiendo que alguno pertenezca al PRI, PAN o PRD por estar absolutamente comprometidos con el Pacto por México. Con una comisión ejecutiva como esta en educación, las cosas cambiarían radicalmente. (27/VI/16)