miércoles, 15 de junio de 2016

00:32:00
MÉRIDA, Yucatán 15 de junio.- La investigadora Ligia Vera Gamboa expresó que de nada sirve que los gobiernos estatales y municipales hagan leyes contra la discriminación si la sociedad en su conjunto no hace lo que le toca, que es enseñar el respeto al otro y a la otra.

Ligia Vera: investigadora, activista e integrante del Consejo contra la Discriminación de la Diversidad Sexual del Municipio de Mérida (foto: Archivo)

"No importa que pensemos diferente, que sintamos diferente, que nos gusten cosas diferentes, porque finalmente la diversidad es parte de la vida", remarcó durante una protesta realizada el pasado lunes 13 por la noche en la Plaza Grande en solidaridad con las víctimas del atentado terrorista en un club gay en Orlando, Florida que dejó un saldo de 50 personas asesinadas.

"Yo soy heterosexual pero respeto a toda persona por el solo hecho de ser persona y ser humano, y eso no se está dando en este lugar. Por eso yo como madre, como esposa, le pido a los padres y madres de familia que están acá que enseñen a sus hijos a respetar a las personas, por su dignidad humana, no con base en diferencias que sólo nos dividen y nos hacen justamente llegar a grados de barbarie que se ha vivido a lo largo de la historia pero se ha recrudecido a lo largo de las últimas semanas", dijo a los presentes.

Vera condenó los dichos de funcionarios que han expresado que ojalá hubieran sido 100 los asesinados y celebrando su muerte por tratarse de personas homosexuales.

"Esos comentarios no pueden darse, estamos viviendo en un siglo XXI donde ya tenemos ciertos pasos adelantados, somos civilizados", remarcó.

"Si queremos cambiar esta sociedad tenemos que empezar con nosotros mismos. Desde mi familia, desde mi entorno, desde mi trabajo, desde mis compañeros", agregó, recordando que mucha gente tiene temor de asumir su sexualidad porque sabe que va a ser estigmatizada y discriminada.

Las religiones sobre todo, mencionó, dicen que no podemos ser iguales, sin embargo indicó que  los hombres convertimos a los dioses en lo que nos conviene.

Finalmente, la investigadora pidió a los presentes trabajar desde su entorno para que Yucatán sin homofobia sea una realidad e hizo énfasis en la necesidad de que se cumpla con la ley y se cree el Consejo Estatal contra la Discriminación. Por su parte, señaló que el municipio ya cuenta con un órgano en la materia. (José Repetto)