martes, 21 de junio de 2016

18:29:00
Bajo Reserva Exprés y Bajo Reserva / Periodistas El Universal

En algo coinciden los priístas sobre la renuncia de Manlio Fabio Beltrones a la dirección nacional del partido: la congruencia del sonorense, pues había externado a su equipo más cercano que para pasar a la reflexión era necesario que alguien asumiera las consecuencias de los resultados electorales del 5 de junio -7 gobiernos estatales para la oposición y 5 para el PRI-.

Y, ante la salida de don Manlio de la presidencia priísta, hay algunas voces que colocan al sonorense en alguna dependencia del gobierno federal, en una suerte de “premio de consolación”.


Sin embargo, nos aseguran en su grupo compacto que no hay esa opción. El ex senador dio a conocer formalmente a sus más cercanos colaboradores que hará una pausa y no aceptará ningún cargo público… por el momento, nos comentan.

Beltrones y el huracán 5 de junio

El huracán 5 de junio ha dejado hasta ahora graves daños. Dos presidentes de los tres principales partidos políticos nacionales han renunciado al cargo. En el PAN consideran que la renuncia de ayer del presidente del PRI, Manlio Fabio Beltrones, no sólo es el reconocimiento de la derrota que le propinó Acción Nacional en las urnas, sino, desde su punto de vista, saca de la carrera por la Presidencia de la República a uno de los tres priístas que consideraban más competitivos para el 2018. Adicionalmente, sostienen que la renuncia de Beltrones hace ganar puntos al presidente nacional panista, Ricardo Anaya, quien se presenta como el líder nacional ganador que logró dejar en el camino al experimentado político sonorense. Sin embargo, los propios panistas aseguran que el peor error sería confiarse, pues hay dos grandes retos a la vista: el primero, la posibilidad de que en dos años el PRI logre enderezar el barco para llegar fuerte al proceso electoral, y el segundo, que el PAN logre sacar de manera ordenada y sin divisiones el proceso de designación de su candidato o candidata a la Presidencia.

Hágase la 3de3, pero en los bueyes de mi compadre

Legisladores aseguran que la feroz crítica de Juan Pardinas a la obligación impuesta por senadores y diputados para que los empresarios que quieran ser proveedores del gobierno presenten sus declaraciones fiscal, patrimonial y de intereses, conocida como 3de3, tiene un origen más simple de lo que ha argumentado en las decenas de entrevistas que ha brindado al respecto. Explican que el Instituto Mexicano para la Competitividad, que él preside, es una de las organizaciones consentidas de varios gobiernos estatales y municipales, y de no pocas dependencias federales, con las que ha celebrado varios contratos en este sexenio. Por ello, si quiere continuar con el negocio será sujeto obligado de la Ley y deberá presentar sus tres declaraciones dentro del Sistema Nacional Anticorrupción. Los legisladores consideran que esa es precisamente la molestia de don Juan, y dicen que de ser así, el presidente del Imco estaría aplicando la filosofía de: “Señor, hágase la 3de3, pero en los bueyes de mi compadre”.

Cofepris, sin datos sobre afectaciones por contaminación
Cuando a Julio Sánchez y Tépoz, responsable de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios, se le pregunta sobre el monitoreo que realizan en varios hospitales para saber el comportamiento de la contaminación en la salud humana, sólo dice que se han comprobado afectaciones en asma y conjuntivitis, pero cuando se le pide que detalle, ¿cuántas personas han sido evaluadas?, ¿cuál es el incremento de dichas enfermedades?, sólo responde que siguen haciendo el análisis de los resultados. Quizá para la siguiente contingencia ambiental puedan tener dicho informe.

Nueva obra en el Senado

El Senado de la República, que preside el panista Roberto Gil Zuarth, se prepara para una nueva remodelación. Sí, la obra que ha costado más de 4 mil millones de pesos y que todavía no ha podido ser finiquitada al 100%, por un conflicto legal con la constructora GAMI, tendrá una nueva adecuación. En esta ocasión, nos cuentan, se remodelará el motor lobby de la entrada principal de la calle de Madrid, para ello, el acceso ya fue cerrado, pues comenzaron a trabajar los ingenieros estructuralistas. El objetivo, nos dicen, es hacer una entrada “digna de la casa de los mexicanos”. Lo que no han dicho aún es cuánto pagarán ahora para que los mexicanos “tengamos” ese acceso digno. ¿Algún día quienes contribuimos con impuestos acabaremos de pagar por esa casa que nos mandaron a hacer?