sábado, 25 de junio de 2016

21:35:00
NUEVA YORK, 25 de junio.- Un tratamiento experimental para el cáncer, que altera el ADN de los pacientes, obtuvo una aprobación clave para proceder con las primeras pruebas en humanos, utilizando la controversial herramienta Crispr, que ha sido definida como una especie de tijera con la que puede cortarse el ADN para introducir en él cambios (como sacar o reavivar ciertos genes).

Echando mano de ella, científicos de la Universidad de Pennsylvania quieren "editar" los sistemas inmunológicos de 18 pacientes para atacar las células cancerosas más efectivamente.

El experimento, impulsado por el millonario Sean Parker, obtuvo la aprobación de Comité Consejero del ADN Recombinante (RAC, por sus siglas en inglés), un panel federal de ética perteneciente a los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos desde hace 40 años, y que se encarga de revisar las controversiales investigaciones que buscan cambiar el genoma humano.

Las células T humanas (en rojo) serán modificadas mediante la técnica CRISPR en un ensayo clínico para atacar las células cancerosas (en blanco). (Scientific American)

Las pruebas todavía necesitan la aprobación final de la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) de ese país. La ingeniería genética, que por décadas vivió en medio de las expectativas, está siendo transformada gracias a Crisp, pues con esta herramienta los científicos pueden manipular los genes de cualquier criatura viva, con una facilidad sin precedentes.

Editas Medicine, firma que implementa el Crispr, espera poder comenzar las pruebas en humanos el año próximo para tratar una forma extraña de ceguera.

El experimento para el cáncer aprobado esta semana puede llegar antes de lo que muchos habían anticipado y podría ser aplicado en un grupo de pacientes más amplio. El foco del ensayo son casos difíciles de tratar de mieloma, sarcoma y melanoma.

El procedimiento consistirá en tomar pruebas de sangre de los pacientes y alterar sus linfocitos T, los cuales serán tratados para que puedan atacar mejor el cáncer. Luego, estos linfocitos volverán a ser implantados en los pacientes, con lo cual se espera poder estudiar la efectividad de la técnica.

El ensayo es solo el comienzo de una nueva era de aproximaciones para combatir enfermedades, modificar alimentos, y reescribir los esquemas de la vida misma. La investigación fue iniciada por el Instituto Parker para la Inmunoterapia contra el Cáncer, y fue divulgado este año por Sean Parker, cofundador del servicio de transmisión de archivos por internet Napster y primer presidente de Facebook Inc. (Bloomberg / Scientific American)