lunes, 20 de junio de 2016

20:11:00
CIUDAD DE MÉXICO, 20 de junio.- Enrique Galindo, comisionado general de la Policía Federal (PF), dijo que ayer prácticamente vivieron una “emboscada” en Nochixtlán, Oaxaca, cuyos disturbios dejaron un saldo de seis muertos y más de 100 heridos, entre policías estatales y federales, así como civiles.

En entrevista con Ciro Gómez Leyva para Radio Fórmula, narró que ayer se vivieron dos escenarios
completamente diferentes, pues primero se recuperó la carretera sin ningún incidente, pero luego las personas se reagruparon.

Hubo “un cambio radical de escenario, podría decir que vivimos prácticamente una emboscada, vivimos una situación totalmente diferente, un escenario que cambia radical, se vuelve a reagrupar otro grupo de gente.

“Empezamos a ver que traen bombas molotov, cohetones de muy alto poder, tengo muchos policías quemados de los pies y de las manos, que perdieron los dedos, se reagrupan de manera estratégica y empezamos a oír detonaciones de arma de fuego, que indiscriminadamente disparan contra la sociedad civil y que disparan contra los policías”, comentó Galindo.

El funcionario federal dijo que en ese momento se percataron que ya no se trataba de un escenario ordinario de desalojo, que ya no tenía las características de un momento donde ciudadanos quieren ejercer su derecho de protesta; “es otra cosa”.

Comentó que fue una “emboscada” a la policía, muy estratégica, pues incluso comenzaron a "envolverlos”.

Es una emboscada “a la policía muy estratégica, porque empiezan también a envolvernos, se organiza mucha gente, en un momento llegan hasta 2 mil gentes a envolver a la Policía, yo ordeno una retirada táctica, ordeno el retiro de nuestra gente, y ya no nos dejan mover con facilidad”.

Agregó que se solicitó apoyo aéreo y que incluso dos helicópteros tienen daños de bala.

Galindo expuso que se pidió el apoyo de otro grupo de agentes federales y estatales, quienes llegaron con sus armas de cargo.

Sobre la gente detrás de los hechos, dijo que entiende que más bien se trata de grupos radicales, no el movimiento magisterial, quienes operaron de esta forma.

Añadió que las autoridades ya están trabajando para identificar a los agresores.

“Los agentes estuvieron viviendo uno de los episodios más complejos de la Policía Federal desde que yo estoy al frente.

“La idea es mantener, seguir en Oaxaca, que merece orden, aquí estamos, muy ciertos de lo que
sucedió ayer, lamentamos el hecho”.

Galindo agregó que esta mañana todavía hay carreteras bloqueadas, pues los mismos grupos
radicales regresaron a sus posiciones.

Y que paralelamente hubo diversos actos de vandalismo en varias regiones, pues incluso fueron
incendiados más de 40 vehículos. (El Universal)