jueves, 30 de junio de 2016

21:54:00
BARCELONA, España, 30 de junio.- Es el que sonaba con más fuerza en las quinielas y en las casas de apuestas para pilotar el Reino Unido en el nuevo tiempo que se abre y consumar el Brexit . Pero Boris Johnson ha anunciado este jueves su decisión de no luchar por el liderazgo de los tories, el Partido Conservador, que dejará vacante David Cameron el próximo otoño tras anunciar su dimisión por el resultado del referéndum.

En una sorprendente declaración en Londres en medio de una gran expectación mediática, Johnson dijo que él no es la persona adecuada para asumir la responsabilidad del Ejecutivo y ha prometido su apoyo al próximo líder del partido.

Tras defender en su discurso la necesidad de unir al país y cuando todo el mundo esperaba que diera a conocer su candidatura, Johnson dijo que, una vez que había consultado a sus colegas, “llegó a la conclusión” de que él no era la persona pertinente para asumir el liderazgo. El político tory afirmó que el nuevo líder necesita transmitir “esperanza” y “ambición” al pueblo británico después del plebiscito.

El exalcalde (en la foto), que partía como favorito, descarta presentarse después de que su exaliado Michael Gove lanzara su candidatura. (Getty)

El exalcalde de Londres fue el rostro visible de la campaña del Brexit, aunque su padre apostaba por la permanencia. Muchas encuestas lo mostraban como el político más popular del Reino Unido y si se hubiese presentado otra vez a la alcaldía de la City es probable que el líder tory no hubiese tenido ninguna dificultad en hacerse nuevamente con el puesto que ahora ostenta el laborista Sadiq Khan.

“Él se ha sumado a esta ola (Brexit) pero no ha demostrado tener la capacidad para políticas complicadas, sólo les ha dicho a las personas lo que quieren oír. Es un político para los momentos buenos y este no es un buen momento. Este es potencialmente un Dunquerque financiero y yo no creo que él sea Winston Churchill”, dijo Steve Fielding profesor de política de la Universidad de Manchester a Bloomberg sobre Boris Johnson.

Johnson, que se volvió famoso por su aparición en un programa de comedia de televisión antes de convertirse en el alcalde de Londres en 2008, se estableció como animador de la capital del Reino Unido y cada año cimenta más su popularidad entre los soldados rasos del partido Conservador con sus participaciones estelares durante la fiesta de la conferencia anual del partido.

La victoria de la campaña por que el Reino Unido deje la Unión Europea (UE) tiene probablemente mucho que agradecerle a Johnson, que en realidad decidió hace poco tiempo abogar por el Brexit .

El político tory se presentó para ello un domingo de febrero delante de su casa en el norte de Londres. Con la cabeza gacha, el entonces aún alcalde de la capital británica murmuró algo de que sentía mucho pesar y de que no quería dañar al Gobierno de David Cameron.

Pero, aseguró, sentía que no tenía otra opción frente al “pueblo británico”. Según varias informaciones, Johnson informó a Cameron, su compañero de partido, apenas minutos antes a través de un mensaje de SMS del paso que iba a dar.

Al igual que el actual premier, Johnson es parte de la élite británica. Ambos, por ejemplo, se educaron en el exclusivo colegio de Eton. Pero a diferencia de Cameron, Johnson consigue presentarse a menudo como un ciudadano común y corriente. El exalcalde gesticula mucho, a menudo se le oye maldecir y hasta se le ha visto sufriendo algún tropezón en público. Y eso, en lugar de restarle popularidad, le ha dado mucha más credibilidad que a Cameron, consideran algunas encuestas. (La Vanguardia)