domingo, 12 de julio de 2015

03:15:00
CIUDAD DEL VATICANO, 12 de julio.- El tribunal vaticano que juzga al ex nuncio en República Dominicana, Jozef Wesolowski aplazó la sesión inicial del juicio prevista para el sábado porque el acusado ha sido hospitalizado en cuidados intensivos de un hospital de Roma, según ha informado la Oficina de Prensa del Vaticano, que no ha dado detalles sobre cuándo se reanudará el juicio.

Desde primera hora de la mañana se temía que el proceso quedara aplazado debido a la ausencia del religioso por su estado de salud.

En septiembre del año pasado, Wesolowski, que afronta penas que van desde los 6 a los 12 años de cárcel, fue sometido a arresto domiciliario en Roma como medida cautelar por expresa decisión del papa Francisco y debido a los "graves hechos de abuso de menores en la República Dominicana", presuntamente cometidos por él.

El ex nuncio apostólico en Santo Domingo, Josef Wesolowski. (AFP)

Wesolowski debe responder por los delitos que se le imputan, que se enmarcan en dos periodos diferentes.


Por un lado, debe dar cuenta de los cinco años que pasó en la República Dominicana como nuncio (representante diplomático vaticano) y delegado apostólico en Puerto Rico (2008-2013), periodo en el que presuntamente pagaba por mantener relaciones sexuales con menores.

Esta acusación se basará "en el material probatorio transmitido por la Autoridad Judicial de Santo Domingo sobre los abusos sexuales a menores", señaló recientemente la Santa Sede.

Por otro lado, tras ser destituido de su cargo, Wesolowski llegó a Roma en agosto de 2013 y durante su estancia se le imputa el delito de "posesión de material pornográfico-pederasta", cargo introducido por el papa Francisco en el ordenamiento jurídico vaticano.

La Santa Sede calificó el proceso de "delicado y articulado" y mostró la intención de todas las partes interesadas en el juicio de "efectuar las pruebas y análisis más escrupulosos". Las acusaciones tendrán que ser examinadas por el órgano judicial competente, que podrá disponer, para la definitiva evaluación de los hechos, de pericias técnicas sobre los aparatos informáticos utilizados por el acusado, o eventualmente de formas de cooperación judicial internacional para la evaluación de las pruebas testimoniales procedentes de las autoridades competentes de Santo Domingo. (El Mundo / Repubblica)