domingo, 12 de julio de 2015

17:05:00
CIUDAD DE MÉXICO, 12 de julio.- Conformado por 11 títulos resultado de un minucioso y extenso trabajo de investigación sobre la evolución de la canción yucateca, el libro “Allí canta del ave” de la autoría del escritor Enrique Martín Briceño se presentó en el Museo del Estanquillo del Centro Histórico de la Ciudad de México.


Como parte de la presencia del estado en la capital del país, el musicólogo Eduardo Contreras Soto y la maestra Victoria Novelo Oppenheim realizaron el pasado sábado la presentación de la obra del investigador yucateco, que contiene ensayos publicados y otros inéditos sobre esta expresión que contribuye al conocimiento del patrimonio cultural de la entidad.

Durante el evento, llevado a cabo en la terraza del citado Museo, Novelo Oppenheim señaló que el texto está minuciosamente documentado, pues para ello se consultó cuanta revista, periódico, discurso, informe o conversación se tuvo al alcance para dar a conocer una historia de la música, artistas y públicos bien ubicados en sus contextos social, económico y político.

"Las historias que nos cuenta el libro arrancan desde 1873 y terminan en 2002, aunque no se trata de una cronología, sino de una serie de situaciones por las que atravesó la sociedad yucateca que influyeron y le dieron sus características especiales a la historia de la música de esa región. Los diversos capítulos están escritos con un lenguaje serio, académico y más formal que otras donde el autor suelta un poco la pluma”, apuntó.

Entre los acordes de la melodía “Caminate del Mayab”, de la autoría de Guty Cárdenas y Antonio Mediz Bolio, con la grabación de la voz de Antonio Ortiz Tirado, la también investigadora remarcó que sin duda la obra es el resultado de un trabajo serio, de amor a las melodías del terruño y de una larga relación de amistad, admiración y cariño con los temas de los que se escribe.

En él se insiste, con justa razón, en indagar y reconstruir el pasado de la música yucateca, en todos sus géneros y una manera que usa es la de recuperar las biografías y trayectorias de los artistas considerados como fundadores y creadores por excelencia, para que tanto los conocedores como los aficionados a este maravilloso arte conozcamos las interioridades de sus vidas y hazañas en el terreno artístico, para valorarlos en toda su magnitud, finalizó. 

A su vez, Conteras Soto resaltó que el libro es un importante aportación al ámbito cultural no solo de la entidad sino del país, con un rigor académico, pero en donde el lector no va a encontrar un lenguaje que le espante, sino por el contrario está en un español entendible, sabroso y ameno escrito de la sabia pluma de un heredero de los memoriosos historiadores yucatecos.

Estos que recreando y reproduciendo la memoria de Yucatán nos han ayudado a construir con su trabajo y habilidad la historia general del país, agregó.

En su intervención, el especialista recalcó que este texto es una importante contribución que permite, una vez más, derribar esa idea falsa de que cualquier arte en México se desarrollaba en la calles del Centro Histórico de esta ciudad, por lo que la labor de especialistas como Enrique Martín Briceño nos permite superar esa visión centralista.

“México es una diversidad de regiones que comparten una historia común. El país es un mosaico cultural que tiene sus propias historias que merecen ser contadas y compartidas, pues no somos tan diferentes como creemos. Partimos desde lo regional y particular para entender nuestra identidad nacional”, aseveró tras recordar a artistas yucatecos como Daniel Ayala, Guty Cárdenas y Gerónimo Baqueiro Foster.

Al hacer uso de la palabra, Martín Briceño agradeció el apoyo de las Secretarías de la Cultura y las Artes (Sedeculta) y de Fomento Turístico (Sefotur) para realizar la presentación de su más reciente producción editorial, cuyos escritos son las primicias de una exploración en territorios prácticamente vírgenes. 

El objetivo es orientar a quien quiera adentrarse en el vasto pasado sonoro yucateco, pero sobre todo estimular la curiosidad del aficionado, el ejecutante y el estudioso de las melodías, los músicos y sus circunstancias. Contribuir a que en Yucatán y en el mundo haya más sonidos atentos a esta península y que pueda desembocar en nuevas investigaciones sobre este tema, expresó tras leer unos fragmentos de las piezas incluidas en el semanario J. Jacinto Cuevas. (Boletín)