sábado, 23 de mayo de 2015

21:16:00
Pretendemos hacer intolerable cualquier abuso de autoridad: Equipo Indignación

IZAMAL, Yucatán, 23 de mayo.- Indignación denunció este 22 de mayo formalmente el ataque contra sus integrantes ocurrido en Kimbilá el día de ayer, cuando se encontraban documentando hechos violatorios del derecho a la consulta y el reinicio de obras de un mercado, a pesar de que está vigente una suspensión decretada por el INAH.


Una queja ante la Comisión de Derechos Humanos del Estado y una denuncia ante la PGR señalan al Alcalde de Izamal, Fermín Sosa Lugo; al comisario de Kimbilá, Rogelio Can; a la Policía Municipal de Izamal y a Armando Ruiz Batún, quien por cierto hace un año agredió a personas de Kimbilá y a dos integrantes de Indignación, como responsables de la agresión contra defensores de derechos humanos, de actos de hostigamiento, de obstaculizar la labor de documentación y de abuso de autoridad.


Ante la PGR se denunció ABUSO DE AUTORIDAD y AGRESIONES en contra de defensores a derechos humanos amparados en la Ley para la Protección de Personas Defensoras de los Derechos Humanos.

La agresión contra integrantes de Indignación, particularmente contra una de nuestras compañeras a quien intentó embestir Armando Ruiz Batún con una camioneta, constituye un grave acto de intimidación y hostigamiento para obstaculizar la labor de observación, documentación y defensa de los derechos humanos, muestra uno de los rostros del autoritarismo y pone en riesgo a la población, vulnerable ante agresiones provenientes de la autoridad o encubiertos por ella.

Cristina Muñoz Menéndez, integrante fundadora de Indignación, a quien intentó embestir y empujó el señor Ruiz Batún y quien solicitó infructuosamente a la policía intervenir, asentó en su denuncia que “cuando transitaba en compañía de mis compañeros a bordo del vehículo Chevy de la marca Pointer 1998 color dorado nos empezó a seguir una camioneta de la marca Hillux Toyota de color dorado, identificando al pasajero de la misma como ARMANDO RUIZ BATUN, ante lo cual buscamos resguardarnos de la amenaza en el local denominada “CYBER ARJONA” ubicado en la calle 20. Una vez estacionado el vehículo en el que viajaba, al intentar descender del mismo, el mencionado RUIZ BATUN se dirigió a alta velocidad hacia la suscrita frenando a unos escasos veinte centímetros, poniendo en riesgo mi integridad física, y de manera amenazante me empieza a cuestionar respecto a la razón por la cual me encontraba en el pueblo, de donde venía, por qué tomaba fotografías y que si no sabía que era un delito tomarlas, siendo que este sujeto me empujo en dos ocasiones.

Todo lo anterior en presencia de la patrulla número 1016 de la Policía Municipal de Izamal Yucatán a quien me dirigí para solicitar auxilio. En este momento el sujeto les ordena detenerme por lo que el agente me solicito mi nombre que anoto en una libreta, y al reiterar mi solicitud y temiendo que fueran a cometer una detención arbitraria por órdenes de los sujetos sin identificación oficial y en vehículos particulares, me refugie con mis compañeros en el predio ubicado en la calle 20 x 17 y 19 de Kimbilá, Yucatán.

“Es pertinente señalar que el citado ARMANDO RUIZ BATUN ya ha sido señalado como agresor de Randy Soberanis Dzul y Silvia Chalé Euán el día 21 de junio del 2014 tal y como consta en denuncia que quedo registrada bajo el número de carpeta de investigación es NSJYUCFG04017201434UE9 en la Agencia Investigadora del Fueron Común con sede en Izamal, Yucatán.” Los hechos denunciados en aquella ocasión hasta el día de hoy permanecen impunes y la indagatoria no presenta ningún avance.

En los hechos narrados resulta evidente la omisión de la policía y la falta de la debida diligencia para actuar y proteger a defensores de los derechos humanos.

Con esta denuncia Indignación pretende hacer intolerable cualquier abuso de autoridad que pone en riesgo a toda la población.

En particular nos preocupa la integridad de compañeras y compañeros de Kimbilá que han participado activamente defendiendo su derecho a decidir las obras que se realizan en su propio pueblo.

Nos preocupa la impunidad de la agresión anterior, que permitió este nuevo ataque.

Exigimos respeto pleno a los derechos humanos, al derecho a la libre manifestación, al derecho a defender los derechos humanos y responsabilizamos al alcalde de Izamal de cualquier agresión contra defensores o contra vecinas y vecinos de Kimbilá. (Comunicado)