jueves, 22 de enero de 2015

09:00:00
Manuel Francisco Lizarraga López

LAS CONSECUENCIAS DE NOMBRAR FUNCIONARIOS SOLO POR EL HECHO DE SER COMPADRES O AMIGOS DEL GOBIENRO EN TURNO, Y SIN IMPORTAR SU CURRICULA LABORAL HACE MUCHO DAÑO AL PAÍS Y AL ESTADO MISMO.

En Yucatán hay varios de estos funcionarios y el más relevantes es del ahora denunciado delegado de Sagarpa Manuel Mario Escoffié Pompeyo a quien en una carta enviada a las autoridades federales, los hombres del campo yucateco denuncias una serie de anomalías cometidas por este funcionario, entre los que destacan los actos de corrupción y por influir en la autorización y pago de proyectos 2014 en los programas que opera la Sagarpa, para beneficiar a sus conocidos mediante recursos del erario público federal imponiendo su autoridad como Delegado. 

En el mismo documento comentan su pésima trayectoria como titular del Jurídico de la Sagarpa, donde perdió más casos que los que ganó, y un así se le premió con la titularidad de una Secretaría que le quedó muy grande; al que se le ocurrió la idea de ponerlo como Delegado de la Sagarpa, déjenos decirle con todo respeto que fue la peor idea que tuvo”, señalan los denunciantes.

Sus fuertes vínculos con altos funcionarios de la administración federal le permitieron llegar a la delegación que hoy ocupa, pues es casado con Lupita Carrillo Ramírez, prima hermana de Laura Vargas Carrillo, esposa del Secretario de gobernación Miguel Osorio Chong y directora del DIF-nacional.

La esposa del segundo de a bordo en el país, Vargas Carrillo vivió en Peto, Yucatán durante muchos años por lo que tiene claros vínculos familiares con gente de la entidad. De ahí que Escoffié Pompeyo, identificado incluso durante un tiempo como gente cercana al ex gobernador panista Patricio Patrón Laviada, sea hoy el encargado de una de las dependencias más importantes en Yucatán.