sábado, 13 de diciembre de 2014

15:58:00
MÉRIDA, Yucatán, 13 de diciembre.- La senadora Rosa Adriana Díaz Lizama denunció que mujeres mexicanas son forzadas, engañadas o presionadas a “rentar” sus vientres para gestar los hijos de parejas adineradas y pidió al pleno que se exhorte a los congresos de Coahuila, Sinaloa y Tabasco y a la Asamblea Legislativa del Distrito Federal eliminar o abstenerse de aprobar la llamada Maternidad subrogada o de Vientres de alquiler.

Rosa Adriana Díaz es secretaria de la Mesa Directiva del Senado, órgano de gobierno de la Cámara Alta. La legisladora yucateca ocupa ese cargo por tercer año consecutivo.

–Una nueva forma de explotar a mujeres en situación de vulnerabilidad es la trata con fines de reproducción, en donde las víctimas son enganchadas para que “renten” o alquilen” su vientre para gestar un hijo, que posteriormente deben entregar a terceros a cambio de un pago que muchas veces no cubre las necesidades básicas de salud del embarazo y el parto. 

–En casi todos los casos, el común denominador es la gran disparidad entre quienes encargan al bebé, típicamente parejas o personas acaudaladas, de México o del extranjero, y la madre gestante, quien suele entrar en este negocio por su precaria condición económica.

De acuerdo con la secretaria de la Mesa Directiva del Senado, un estudio realizado por Center for Social Research reveló que el 52% de las madres de alquiler son analfabetas, el 40% sólo tiene la primaria terminada y el 38% se dedica al servicio doméstico.

–La Explotación de Mujeres con Fines Reproductivos (EMFR), también llamada gestación subrogada, es una realidad que se esconde a la vista de todos. Se oculta tras un velo de altruismo y se escuda en un imaginario derecho a la maternidad, pero florece como una industria millonaria dedicada a rentar mujeres como pie de cría y a traficar bebés tanto dentro como fuera de las fronteras nacionales.

–La situación es grave y evidentemente contraria a los derechos humanos –alertó.

PUNTO DE ACUERDO

En ese sentido, la legisladora pidió al pleno que exhorte a los congresos de Coahuila de Zaragoza, Sinaloa y Tabasco, y a la Asamblea Legislativa del Distrito Federal a eliminar o, en su caso, abstenerse de aprobar normas que tiendan a la Explotación de Mujeres con Fines Reproductivos.

Además, se solicita a los gobernadores y al jefe de Gobierno del Distrito Federal y su correspondientes órganos legislativos que briden educación de calidad, capacitación y oportunidades laborales que sirvan para el desarrollo y dignificación de las mujeres de sus respectivas entidades, en lugar de exponerlas a la explotación con fines reproductivos. 

La legisladora federal recordó que el Senado incluyó la figura de Explotación de Mujeres con Fines Reproductivos en la Ley general para prevenir, sancionar y erradicar los delitos en materia de trata de personas y para la protección y asistencia a las víctimas de estos delitos, que sanciona con pena privativa de libertad a “quien explote a una mujer con el fin de gestar a una niña o un niño para que, después de nacido, sea separado de su madre o se entregue a un tercero".

–La industria relacionada con la gestación de hijos para quienes pueden pagar por ellos ha crecido enormemente y ha puesto a las mujeres vulnerables en grave riesgo de ser explotadas por clínicas, intermediarios o las propias parejas que, aprovechándose de la mínima regulación local pactan condiciones sumamente lesivas o llegan incluso a incumplir sus acuerdos, cuando el hijo gestado no cumple con las expectativas de los solicitantes –destacó.

–Lo que se vio como vanguardia y progreso ha servido para exponer a un gran número de mujeres vulnerables –y a los hijos gestados mediante esta técnica– a la explotación en un mercado de seres humanos en el que intervienen médicos, juristas y parejas acaudaladas de México y del extranjero. (Boletín)