lunes, 15 de diciembre de 2014

16:51:00
AUSTRALIA, 15 de mayo.- Después de más de 16 horas de tensión y preocupación, la policía realizó una operación de rescate de todos los rehenes que permanecían recluidos en una cafetería de Sídney. El hombre armado que secuestro a decenas de personas fue uno de los tres muertos que resultó de este atroz hecho de violencia. Se reporta que también hay al menos cuatro personas heridas que están graves, entre ellos un agente.

Policías fuertemente armados custodiando el área alrededor de la cafetería (Foto: AFP)

"La operación ha terminado", confirmó un portavoz de la policía. No se revelan más detalles.

Dos de los muertos son rehenes: una mujer de 38 años y un varón de 34, y el otro es el secuestrador, Man Haron Monis. Los heridos son tres mujeres, una de ellas con herida de bala, y un agente policial, que están siendo atendidos en hospitales de la zona.

Otra mujer de 35 años también fue hospitalizada como medida "preventiva", según la Policía, que no la incluye en la lista de heridos.

Minutos antes de que esta pesadilla terminara, la policía había ingresado al inmueble, situación que había aprovechado  un grupo de al menos siete personas para salir de su cautiverio. Una serie de potentes explosiones se escucharon al momento de que los comandos especiales entraban por una puerta lateral del Lindt Chocolate Cafe, después de que se produjera un fuego de origen indeterminado.

Un robot para desactivar bombas penetró en el local. La decisión de entrar a la cafetería fue tomada después de que se escucharan balazos en su interior.

"Si no entraban en ese momento se hubieran causado más muertes", explicó un vocero de la policía en conferencia de prensa. (Univisión)