sábado, 13 de diciembre de 2014

01:25:00
Un lago natural en medio de interminables dunas de arena. Visto desde arriba, el espectáculo del oasis de Huacachina, en la provincia de Ica (300 km al sur de Lima), casi te corta la respiración.


A este lugar encantado, habitado por sólo 100 personas, vienen cada año a miles de turistas y amantes del sandboard (surf en la arena).(AFP)



Por desgracia, en los últimos años, las aguas esmeralda rodeadas de palmeras, eucaliptos y algarrobos comenzaron a retirarse y para evitar que el lago se seque, está haciendo uso de fuentes externas.


Este mágico lugar está vinculado a una leyenda. Se dice que la laguna se creó el día en que una bella princesa fue apresada por un cazador. Al darse cuenta de sus malas intenciones, la princesa comenzó a huir: el pequeño charco de agua donde se refrescaba se convirtió en el lago, mientras que los pliegues de su capa formaron las dunas. Hoy en día - se dice - la dama aún vive en Huacachina bajo la apariencia de una hermosa sirena. (Repubblica)