lunes, 22 de diciembre de 2014

09:30:00
Gilberto Avilez Tax
Para Maribel Lozano Cortés

La carta del profesor de la UQROO, Luis Cabrera Castellanos, por sí sola es una muestra de rectitud, compromiso social, conciencia política, solidaridad ante la tragedia. Es la carta de un profesor, de un hombre que vive por y para la enseñanza, uno de los pocos que hacen de esa universidad un espacio humano en medio de la inhumanidad, del silencio y de la complacencia de la mayoría. ¿Dónde está tu carta, Samaniego?, ¿dónde está la tuya, cubanito y defeñito?, ¿donde está tu carta, "antropóloga inocente"? Gente ruin y despreciable, no saben qué es escribir con la conciencia y la razón desatada.

Postdata: no necesito decir que hoy, Cabrera Castellanos, junto con las hermanas Lozano Cortés, han sido cesados de sus cargos de profesores investigadores por el único delito de hacer explícita su conciencia, su solidaridad con sus estudiantes. ¿Los dejaremos solos?