jueves, 16 de octubre de 2014

20:41:00
MÉRIDA, Yucatán, 16 de octubre.- Diversas asociaciones civiles recorrieron banquetas y rampas de la polémica calle 60 Norte para constatar que no se cumplen con las propias reglas de construcción municipal.

La cale 60 Norte discrimina a las personas con discapacidad y ciclistas, que no pueden circular con seguridad

Diversas asociaciones civiles comprobaron físicamente un estudio elaborado por el Colegio de Arquitectos de la Zona Metropolitana de Mérida y donde concluyeron que las banquetas y rampas de la calle 60 Norte no cumplen con la accesibilidad universal que debe regir a favor de personas con discapacidad.

El ciudadano René González considera que la calle 60 Norte deja a la vista la falta de inclusión social de esta administración municipal panista, pues en el recorrido realizado, personas con sillas sobre ruedas simplemente no pudieron transitar libremente.

"Hoy pudimos constatar y comprobar que la calle 60 Norte es una vialidad para unos cuantos, para los automovilistas porque no cuenta con la accesibilidad universal que privilegia a las personas que tienen dificultades físicas y discapacidad visual para su traslado. Es una vialidad donde las personas con discapacidad simplemente no pueden transitar porque es una trampa mortal", señaló el ciudadano René González, quien es sordomudo de nacimiento, pero que puede hablar leyendo los labios.


"Lo único que se puede hacer es demoler y reconstruir de nueva cuenta estas banquetas que están terribles respetando las normas del diseño universal de accesibilidad que permita incluir a las personas con discapacidad", dijo.

Reiteró que la calle 60 Norte deja a la vista la falta de inclusión social de esta administración municipal panista, pues en el recorrido realizado, personas con sillas sobre ruedas simplemente no pudieron transitar libremente.

También personas débiles visuales no pudieron encontrar un camino libre y al contrario, lleno de obstáculos, por lo que calificaron a la calle 60 Norte como una auténtica trampa mortal.

Incluso algunos reporteros fueron invitados a subirse a una silla de ruedas para constatar que las rampas no cumplen con la inclinación adecuada y su acabado es de pésima calidad, pues no permite ni siquiera subir a las sillas de ruedas a la propia rampa.

"Los mismos reporteros pudieron constatar que las rampas no son adecuadas porque se les dificultó subir y bajar y tampoco pudieron hacer la circulación para desviar el camino".

Los ejercicios también consistieron en vendar los ojos a otros reporteros para circular por la banqueta, lo que no pudieron hacer por postes, anuncios municipales, tapas y el mal estado de tramos de banquetas.

"Podemos decir que el estudio elaborado refleja la realidad, que la calle 60 Norte está pesimamente construída porque hay rampas que dan a la avenida y no hay continuidad de rampa en el otro extremo, ni siquiera pintada una zona peatonal de las llamadas "cebras" para cruzar la avenida".

Recalcó que durante el recorrido estuvieron presentes los arquitectos que elaboraron el estudio, Fernando Alcocer Ávila, Manuel Castillo Rendón y Héctor Valdés Vidiella.

"Lo que dice el alcalde Renán Barrera Concha que la calle 60 Norte es una "vialidad para todos" es una total mentira. Ni siquiera beneficia a los ciclistas. No hay una ciclovía que permita el tránsito seguro de los ciclistas, las personas con discapacidad y adultos mayores somos el mayor porcentaje de la población en nuestra ciudad blanca. Para cumplir con una vialidad para todos tienen que corregir toda la calle 60 Norte, lo que exigimos porque se gastaron 200 millones de pesos de todos los mexicanos por ser recursos federales.

Estuvieron presentes diversas asociaciones y agrupaciones civiles como Terapeutas Unidos por Discapacidad y Discapacidad sin Restricciones A.C.

Los afectados señalaron que mañana viernes acudirán a la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Yucatán (COHDEY) para levantar la denuncia correspondiente. (Carlos A. Rodríguez)