domingo, 14 de septiembre de 2014

19:45:00
Eduardo Ibarra Aguirre / Utopía 1444 / 15-IX-14

Nada más 2.07 millones de reclamaciones recibió el oligopolio bancario de parte sus clientes en un semestre, ante la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros, que encabeza Mario Di Costanzo.

De esa monumental cantidad, un millón 30 mil corresponden al primer trimestre del año en curso y un millón 40 mil al segundo. Y las sanciones impuestas por la Condusef por las irregularidades encontradas fueron 810 y por un monto de 18.8 millones de pesos, lo que equivale a un crecimiento de 4.5 por ciento entre el primero y el segundo trimestre de este año.


Es decir, nada, con todo respeto para el trabajo de la Condusef. Pero qué son 810 multas en el universo de 2 millones 70 mil denuncias. Y en cuántos minutos se gana el oligopolio bancario los 18.8 millones de pesos erogados en seis meses en el pago de multas. Tampoco sería de extrañar que los deduzcan de los pagos al temido y temible Sistema de Administración Tributaria, pero sólo para los causantes cautivos. A los dueños de México les regresan decenas de miles de millones de pesos cada año.


Ninguno de los 45 bancos se salvó de las reclamaciones de los usuarios y fueron siete los que concentraron nueve de cada 10 denuncias: BBVA Bancomer, Banamex, Santander, Scotiabank, HSBC, Inbursa y Banorte, ya conocidos con el nombre de G7, de los cuales Banamex, BBVA y Santander concentraron 72 por ciento de las quejas.

Las gigantescas utilidades del oligopolio bancario extranjero, con un duopolio (BBVA Bancomer y Banamex) como columna vertebral, como sucede en todas las ramas de la economía y los servicios, permitieron  durante la crisis financiera global de 2008 mantener a flote a las  matrices dominadas por las pérdidas.

Con tal poderío financiero y también político es normal que los costosos servicios bancarios sean hasta cuatro veces superiores a los que cobran en sus países de origen, el crédito sea carísimo y los intereses al ahorro inexistentes al ser inferior a la tasa de inflación.

En los muestreos realizados por la Comisión Nacional que dirige el talentoso economista, destaca un creciente desdén o menor calidad en la atención a las quejas de los usuarios, prácticas no sanas, cláusulas abusivas e incumplimiento de la normatividad vigente en materia de transparencia y cobranza indebida.

No incurro en exageración al afirmar que no existen cuentahabientes de los más comunes que corrientes que no tengan en su haber “un asalto a la luz del día en un banco”, pues no otra cosa son las prácticas abusivas y atrabiliarias que comete la banca extranjera y la minoritaria mexicana con la venia y hasta anuencia de autoridades financieras y de todo tipo.

Exactamente todo lo contrario a lo que ofreció Ernesto Zedillo con la “modernización” que realizó entregando el sistema bancario nacional a unas cuantas trasnacionales, pero bajo el discurso de los milagros del mercado: mayor competencia, abaratamiento de servicios, crédito accesible y una eficaz atención a los usuarios. Tres sexenios después la terciarización del empleo es lo dominante entre los asalariados bancarios y sus condiciones de vida y de trabajo recibieron una transformación, pero hacia la precarización y la ausencia de organismos gremiales.

Esta experiencia es para tenerse muy presente cuando los gobernantes y sus aliados panistas, la plutocracia y sus altos ejecutivos ofertan, como en 1988-94, el oro y el moro con la reforma energética, donde para empezar ya aparecieron los nombres vinculados a las trasnacionales energéticas para formar parte de los órganos reguladores.

Acuse de recibo


Para la médica familiar Abigail Bello Gallardo “el periodismo inteligente y crítico se viste de plácemes al celebrar junto con usted el décimo aniversario de su Utopía. Le felicito con mucha alegría y orgullo de encontrarme entre sus conocidos. Enhorabuena querido maestro”… Y para la teatrera Maríaluisa I. Erreguerena son “Diez años de constancia, voluntad, entrega, esfuerzo, pasión, lucha... diez años de utopías. ¡Muchas felicidades! Qué orgullo”… También llegó el siguiente mensaje de Abigail Bello Gallardo: “Le envió una afectuosa felicitación a usted y a sus compañeros y compañeras con motivo del Día Mundial del Periodista. Mis respetos y admiración a su valor para ejercer esa difícil y riesgosa profesión, en un país en el que ser periodista es una de las profesiones menos seguras y más perseguidas por el Estado, la delincuencia organizada y por los políticos corruptos y sensibles de la piel”... María Laura Cervantes dice: “Para la población, sobre todo para los jóvenes son dos años (con Enrique Peña) de violación de todas nuestras garantías constitucionales, nuestros derechos humanos –los auténticos, no la ‘transa’ en la que los últimos cinco sexenios los ha convertido– es decir, la seguridad humana a la que se refiere Edgardo Buscaglia. Hay que tener la dignidad y el valor de jalar a México a tierra firme, desde el borde del abismo a donde lo han movido”.

forum@forumenlinea.com   www.forumenlinea.com   www.facebook.com/forumenlinea